Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

domingo, 19 de noviembre de 2017

El templo de los 18 hoyos de Pedra Fita de Adai revisited

Hace unos días se puso en contacto conmigo David Outeiro Fernández interesándose por una posible relación entre el monumento de los 18 hoyos de Adai y las Pléyades en base a una traducción al portugués del Ramayana de Ramayana Eleonora Meier(1). El Ramayana o Rāmāyaṇa es un texto épico hindú atribuido al escritor Vālmīki del siglo III a.C. y la descripción del sacrificio del caballo o aswamedha que el rey Dasaratha quería realizar para tener un hijo es como sigue: el lugar del sacrificio debía estar en el margen del río Sarayu. El rito comienza en la primavera, dejando al al caballo libre bajo la protección de 400 guerreros, se construía un templete y se realizaron los ritos protectores oportunos. Un año después, nuevamente en primavera, son convocados artesanos, arquitectos, escritores, actores y danzantes y se envían mensajeros a los reyes vecinos. El oficiante comienza con los ritos y ofrece a Indra parte del sacrificio. Todos participan del soma, y se reparte con generosidad comida y bebida. Se erigen los 18 postes rituales, cada 6 de cierto tipo de árbol, más otro y más otros dos, separados entre sí por la distancia de los brazos extendidos, cubiertos de oro, envueltos con telas, adornados con flores y perfumados. El autor afirma que brillan como la constelación de los Siete Sabios del cielo. El Altar del Fuego se realiza con ladrillos con forma de águila. Además del caballo, que es asesinado por la reina con tres cuchillos, son sacrificados otros animales, atados a los postes rituales. Cocinan la grasa al fuego del altar y se observan tres días de ritos especiales(2).

Shubhash Kak, en The Asvamedha. The rite and its logic, realiza un profundo análisis descriptivo e interpretativo de este rito sacrificial que él entiende simbólico(3). Todo el cielo era visto en el mundo antiguo poblado de animales: caballos, ovejas, cabras, vacas y hombres, entre otros. El Rgveda establece que el caballo representa al sol que recorre el cielo en su curso anual y el lugar del sacrificio, el cosmos. Cuando está muerto, es el sol muerto durante la noche. El Asvamedha es un rito sacrificial para regenerar el ciclo anual del sol, y así, al rey. Sin embargo, otras veces el tema se transfiere a la luna. El Asvamedha es un sacrificio Soma de tres días, realizado en primavera, seis o siete días después de la luna llena del mes Phalguna (que corresponde con febrero/marzo del calendario gregoriano) según el Satapatha o en la luna llena de Caitra (marzo/abril) según el Mahabharata. El caballo es atado a un poste central con otros dos postes en los flancos. El total de 21 es una imagen del universo.

El Ramayana menciona a los Sietes Sabios, que corresponden a la constelación de la Osa Mayor(4), en relación con el Asvamedha, por lo que podríamos pensar que alguna de sus estrellas podrían haber servido a su regulación en base a su puesta u orto heliaco o acrónico. Sin embargo, la Osa Mayor es circumpolar en nuestras latitudes, es decir, no cruza en ningún momento la línea del horizonte. Ésto me recordó al libro Pirámides, Templos y Estrellas de Juan Antonio Belmonte en el que hacía referencia una inscripción del templo de Hathor de Dandara que dice que:

El rey extiende la cuerda con alegría. Con su mirada puesta hacia el Ahh de Meskhet(yu), él ha establecido el templo de la dama de Dandara, tal como ocurrió en ese lugar con anterioridad(5).

Juan Antonio Belmonte que este Ahh de Meskhet(yu) corresponde a la estrella Eta Ursae Majoris o Alkaid y reconoce varios alineamientos de templos dirigidos a esta estrella. El templo de Hathor actual corresponde a los siglos IV a III a.C.(6) y su acimut es de 18.5º(7). Según la simulación que he realizado, en esta época el orto acrónico se produce sobre el 1 de febrero y el heliaco sobre el 28 de agosto. Alkaid, a diferencia del resto de estrellas de su constelación, sí cruza la línea del horizonte. El Ramayana se compuso más o menos por las mismas fechas(8) en las que se construyó el templo actual de Hathor y la latitud de la India es similar a la de Egipto por lo que las fechas de visibilidad e invisibilidad de Alkaid sobre los 18º de acimut son las mismas y coherentes con las fechas en las que se celebraba el Asvamedha.

Regresemos ahora a Adai. La descripción del templo para el sacrificio hindú del caballo evoca de una manera tan fuerte nuestra construcción de 18 hoyos, más uno más otros dos, que tenemos que considerar seriamente la posibilidad de interpretar su antiguo significado de esta forma.
VÁZQUEZ LIZ, P., El pasado olvidado...Gallaecia 34, 2015

El hecho de que los hoyos del templo hindú se agrupen en conjuntos de 6 parece relacionarse con la información de Abhyankar sobre el primitivo calendario védico según la cual había unidades de tiempo denominadas yugas formadas por 6 años(9). Y si los 18 hoyos son 18 años ésto nos lleva directamente al ciclo de regresión de los nodos lunares de 18.6 años cuyos extremos son los lunasticios, que junto con el dato de que la fecha de la fiesta se elegía en primavera coincidiendo con luna llena, refuerza la interpretación que di en el artículo anterior en base a un alinemiento con Pedra Fita en el lunasticio mayor norte(10)Las cronologías, sin embargo, son muy diferentes: del Bronce Medio (1700-1400 a.C.) en el caso de Pedra Fita(11), y de los siglos IV a III a.C. en el caso del correspondiente al Asvamedha. Además, todas las estrellas de la constelación de la Osa Mayor son aquí circumpolares, tanto en la Edad del Bronce como en toda la Prehistoria. Nuestra base de trabajo será entonces reconocer los alineamientos estelares definidos por la estructura de Pedra Fita, filtrar aquellos correspondientes a la Edad del Bronce y encontrar algún paralelo con la descripción hindú.


VÁZQUEZ LIZ, P., El pasado olvidado...


La planta del templo de 18 hoyos publicada por Vázquez Liz(12) nos permite medir la orientación de la construcción, con acimutes 160º/340º que, para 1º de elevación, dan declinaciones 44º y -43º. La primera podría corresponder a Arturo en el 2200 a.C. o a Alphecca en el 1750 a.C. Arturo en el 2200 a.C. anunciaría la fiesta de media estación de primeros de noviembre con su ocaso heliaco y Alphecca en el 1750 a.C el solsticio de invierno con su ocaso heliaco. En el sentido opuesto los candidatos serían Alpha Crucis en el 1800 a.C. o Beta Crucis en el 1050 a.C., señalando con su orto acrónico el equinoccio de primavera y con su orto heliaco la fiesta de media estación de primeros de noviembre.


A partir de estos resultados podemos considerar dos posibilidades principales en cuanto a la fecha en la que podría realizarse el ritual de Adai: en el solsticio de invierno en sintonía con la luna llena en años con lunasticio mayor de acuerdo al ocaso heliaco de Alphecca en el 1750 a.C o en el equinoccio de primavera según el orto acrónico de Alpha Crucis en el 1800 a.C. o Beta Crucis en el 1050 a.C. A favor de la primera posibilidad está la opinión de que el antiguo calendario védico comenzaba en el solsticio de invierno y la utilidad del alineamiento reconocido en el lunasticio mayor Norte y a favor de la segunda el que la celebración se realizaría en primavera.

En el artículo La diosa Mandica y la Virgen de la Encina(13) hicimos un repaso sobre diferentes tradiciones festivas o mitológicas que remontan a un ritual de renovación en la que el rey se une con la diosa en su aspecto de yegua blanca en el tiempo del solsticio de invierno. Ahí nos referimos a las diosas Epona, Macha o Rhiannon, a tradiciones de carreras de caballos en Navidad, a celebraciones populares navideñas en las que se hace cuestación acompañados por la figura mediante una calavera de caballo unida a un palo y cubierta por una sábana (que, por cierto, recuerda mucho a un personaje típico de los entroidos o antruejos leoneses) o el rito irlandés, descrito por Giraldus Cambrensis, que afirma tener noticas de una celebración de coronación realizada por una tribu del Ulster, según la cual el nuevo rey se apareaba con una yegua blanca que después era sacrificada cocinando su carne en un caldero. El rey se bañaba con su caldo, lo bebía y comía su carne.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------
(1) https://www.academia.edu/26727550/O_Ramayana_em_Portugu%C3%AAs

(2) Ramayana, Libro I, Bala Kanda, cap. 8-14, http://www.valmikiramayan.net/bala/sarga14/bala_14_frame.htm

(3) KAK, S., The Asvamedha. The rite and its logic, 2011

(4) THOMSON, R.L., The Cosmology of the Bhagavata Purana: Mysteries of the Sacred Universe, Govardhan Hill Publishing, 2007, p. 169; SRINIVASACHARIAR, M., History of Classical Sanskrit Literature, 1937, p. lxxix

(5) BELMONTE, J. A., Pirámides, Templos y Estrellas, Crítica, 2012, p. 119

(6) LEICK, G., A Dictionary of Ancient Near Eastern Architecture, Routledge, 1988, p. 63

(7) BAUVAL, R., BROPHY, T., Imhotep the African: Architect of the Cosmos, Disinformation Books, 2013

(8) GURUGE, A. W. P., The Society of the Ramayana, Abhinav Publications, 1991, p. 38

(9) ABHYANKAR, K. D., A search for the earliest Vedic calendar, Indian Journal of History of Science, 28, 1, 1993

(10) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., El templo de los 18 hoyos de Pedra Fita de Adai, Asturiensis Prouincia Indigena, 2017, https://asturiense.blogspot.com.es/2017/10/el-templo-de-los-18-hoyos-de-pedra-fita.html

(11) VÁZQUEZ LIZ, P., El pasado olvidado: El sitio del II y I Milenio BC de Pena Fita (Adai, Lugo) en el contexto de las ‘longhouses’ del NW peninsular, Gallaecia 34, 2015, p. 30

(12) VÁZQUEZ LIZ, P., El pasado olvidado: El sitio del II y I Milenio BC de Pena Fita (Adai, Lugo) en el contexto de las ‘longhouses’ del NW peninsular, Gallaecia 34, 2015, p. 30

(13) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., La diosa Mandica y la Virgen de la Encina, Asturiensis Prouincia Indigena, 2017, https://asturiense.blogspot.com.es/2015/11/la-diosa-mandica-y-la-virgen-de-la.html

2 comentarios:

  1. En la mitologia griega Medha (Medusa)al ser decapitada por Perseo ..de su cabeza nacio un caballo, Pegaso.
    Y la constelacion Osa asi como otras constelaciones (Canis Maior, Orion, "el gran cazador" etc ..son metamorfosis de heroes o heroinas convertidas en constelaciones tras morir heroicamente.
    El paralelismo cosmogeografico era tan vivo que, efectivamente, veian el cielo nocturno poblado de los mismos seres que pueblan Gea

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...