Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

sábado, 28 de octubre de 2017

El templo de los 18 hoyos de Pedra Fita de Adai



Hace un año tuve conocimiento de de una curiosa laja en Lugo con 18 agujeros que definían una forma oval que ha sido relacionado con santuarios rupestres de Francia e Irlanda. Muy cerca se encontraba un recinto bordeado de foso, demasiado pequeño para ser un castro que ha sido interpretado como henge (en la página The Megalithic Portal figura así(1)), un dolmen y petroglifos. Las fuentes que he encontrado que tratan sobre este conjunto son la entrada Petroglifo y Altar de Adai del blog Megaliticia(2), el artículo O santuario de Pedra Fita de Adai e o seu templo perdido, unha incógnita arqueolóxica de Rafael Quintía(3), el artículo Pagáns e neopagáns en Adai de Manuel Gago(4) y el capítulo Pedra Fita (Lugo) de Manuel Santos Estévez en su Petroglifos y paisaje social en la prehistoria reciente del noroeste de la península Ibérica(5).







Los tres autores consideran la estructura naviforme bordeada por 18 agujeros como un espacio fuera de lo común, muy diferente de cualquier resto arqueológico conocido en el noroeste. Manuel Santos Estévez, después de una detallada descripción que dejo como nota para no complicar el texto(6) considera que los hoyos podrían haber servido para colocar algún tipo de estructuras a modo de postes, que presentarían una disposición circular encerrando por completo la roca en la que se ubican enumerando como referencias el santuario de Gournay-sur-Aronde consistente en una fosa ovalada rodeada por nueve hoyos distribuidos en semicírculo, y el de Knokaulin (Kildare-Irlanda), una estructura circular circular de unos 10 metros de diámetro formada por postes hincados, a su vez rodeada por una estructura de postes hincados y por una serie de fosos. Para Manuel Gago recréaseme unha estraña arquitectura. O petróglifo parece querer ser tridimensional, converterse nunha estrutura que se ergue, como se o que viramos fora unha pranta dun espazo que nalgún momento ergueuse no medio destes bosques. Unha cabana de 18 postes (quererán dicir algo ese número, o 18?) cun espazo interior delimitado e central no que dúas pías establecen ese diálogo que parece presidir moitas das estruturas rituais do noroeste: todo flúe e todo se comunica entre un espazo e outro. Rafael Quintía afirma que en canto á funcionalidade da peculiar estrutura de postes, a min non me cabe dúbida de que estamos ante un templo, un espazo sagrado e ritual, máis o tipo de prácticas relixiosas, a súa advocación –se é que a tiña—, a cronoloxía do seu uso e a súa datación é algo que a día de hoxe, e a falta de maiores estudos, descoñecemos. Además de extender la nómina de templos europeos con los que esta estructura podría estar emparentada, la relaciona de manera especialmente estrecha con el altar de pena Escrita de Vilar de Perdizes. En mi opinión, también con as Pioucas da Santa de Santa Mariña de Augas Santas. Al primero ya dediqué un articulín en este blog(7) donde exponía que la pila está orientada hacia el monte sagrado Larouco (sagrado porque una inscripción votiva así lo acredita) en la dirección de la puesta de la luna en el lunasticio mayor norte. La orientación de las pioucas de Santa Mariña, por otra parte, tienen una orientación de 77º, ni solar ni lunar según el patrón astronómico que sigo (solsticios, equinoccios, fiestas de media estación y lunasticios), pero que sin embargo, se parece bastante al de la pila de Adai con 72º. Estas orientaciones podrían casar con el orto acrónico de las Pléyades en la Edad del Hierro como heraldo del equinoccio de otoño, solución que tampoco me dice mucho. La clave, en mi opinión, del significado ritual del espacio ovalado de los 18 hoyos está en el referente que da nombre a la zona: la Pedra Fita da Penela sirve de referencia contra la posición de salida de la luna, otra vez, en el lunasticio mayor Norte(8). Este fenómeno, como ya expliqué detalladamente en el artículo Lunasticio(9) se produce cada 18.6 años y explicaría la función que intuitivamente perciben los autores citados en relación cojn el número 18. Para añadir más contenido simbólico al enclave, recordemos que en un artículo anterior había expuesto la estrecha relación de lugares de culto acuático, tradiciones de mouras, xanas o encantadas y alineamientos en los lunasticios al norte (junto con el solsticio de verano y las fiestas de media estación que dan comienzo y fin a esta estación(10).


La naturaleza del Castrillón, consistente en un recinto circular con parapeto de 20 m. de diámetro ya es más controvertida. Manuel Santos Estévez duda mucho de que se trate de un castro como está catalogado pero no expresa opinión más allá de la cuestión. Para Manuel Gago se trataría de una castronela altomedieval mencionando a Felipe Arias que lo considera un castro de llanura o campamento térreo circular(11). Por último, Rafael Quintía opina que ó que me lembra é a un deses henges que adobían a campiña inglesa. Non digo que o Castrillón sexa un henge, o que digo é que se asemella moito a esas construción megalíticas. Aínda que se botamos man da definición ou descrición física dun henge (segundo á web do English Heritage) poderíamos dicir que o Castrillón é realmente un henge. Llama la atención por la fuerte presencia de cuarzo blanco en la zona, incluso en forma de bloques alineados. Yo no tuve ocasión de visitarlo, ni tampoco la roca con dos líneas de cazoletas que está muy cerca de ahí. Sin embargo coincido con Rafael Quintía de que las acumulaciones extraordinarias de cuarzo blanco pueden constituir un indicativo de estar ante un lugar sagrado antiguo. En el estudio que realicé sobre los espacios sagrados prehistóricos de Maragatería afirmaba que(12):

En la tradición popular maragata los montones de piedras blancas señalan el emplazamiento de antiguas iglesias(13), lo cual vendría a significar la indicación de antiguos lugares con significado religioso. Este dato es apoyado arqueológicamente, pues se ha constatado que es frecuente que determinadas partes de la arquitectura tumular de algunos monumentos megalíticos europeos estén elaboradas o recubiertas con piedras de color claro o blanco entre las cuales destacan los cuarzos(14), o que estos aparezcan como objetos portátiles en ajuares por haber sido un material con algún contenido simbólico e ideológico relevante(15). Esta circunstancia ha servido como argumento para justificar la existencia de un monumento prehistórico bajo majanos, como en Almaden de la Plata(16).

Lo que más llama la atención de este llano de Pedra Fita de Adai es la gran densidad y variedad de monumentos a los que podemos suponer una funcionalidad cultual. En uno de sus accesos encontramos también un dolmen que conserva la cámara pero no la cubierta ni el túmulo. Sin embargo parece que solo Rafael Quintía se da cuenta de que se encuentra en un campo tumular del que yo creo haber reconocido dos casos.



En total se trataría de tres monumentos cuyos pares definen un total de 6 direcciones dos de las cuales corresponden al orto solar en las fiestas de media estación de primeros de mayo y agosto y a la salida de la luna en el lunasticio mayor al sur. La orientación del dolmen es de aproximadamente 90º, es decir, en relación con la salida del sol en los equinoccios.

Por último, en otro de los accesos al llano se encuentra una estación de petroglifos conocida como petroglifos da Pena do Castrillón. Santos Estévez la describe así:

Está formada por un petroglifo instalado en un gran peñasco de forma abombada, de 2, 50 m. de altura. Esta piedra posee un escalón a media altura en la que se encuentran grabadas 17 cruces inscritas, 2 círculos simples, 1 cruz y siete piletas alargadas y de escasa profundidad unidas por un surco a una pileta natural, dichas piletas son muy similares a las situadas en la piedra central de A Ferradura(17).

Las circunstancias de la visita no me permitieron más que tomar medidas de las cuatro cruces inscritas que más me llamaron la atención, por lo que no tiene sentido hacer aquí la habitual evaluación estadística de probabilidad de que los alineamientos significativos reconocidos sean fruto de una simple coincidencia.










De todas las direcciones definidas por pares solo podemos quedarnos con seis, cinco de ellas hacia el oeste y otra hacia el sur ya que el resto están obstaculizadas. De éstas, dos corresponden a la puesta del sol en el solsticio de verano y a las fiestas de media estación de primeros de mayo/agosto.

Santos Estévez ilustra con este conjunto el modelo de emplazamiento de petroglifos que postula y que considero importante también recoger aquí.

Tenemos un petroglifo con cruces inscritas en círculos que indican uno de los accesos al llano en altura desde el naciente, curiosamente en los tres casos estudiados hasta el momento, este tipo de grabado, cruces inscritas, se encuentra en la ladera que comunica el río con la supuesta área ritual [...] El segundo tipo de estructuras, las denominadas sencillas, en el caso de Pedra Fita, no aparecen rodeando todo el llano, sino que se localizan en dos extremos del mismo, al Sureste y al Noreste, precisamente coincidiendo con las dos líneas de tránsito que comunican el valle con el llano. Otra de las diferencias es que en uno de los límites del área, en lugar de estar remarcado por un peñasco con cazoletas aparece una piedra hincada, que en todo caso no deja de ser una estructura sencilla en comparación con las otras que configuran el sitio. Finalmente en el centro se sitúa el elemento más complejo del conjunto, nos referimos a la gran aglomeración rocosa a cuyo pie se sitúa la extraña estructura con los 18 hoyos.

Por mi parte, espero haber contribuido a aproximarnos un poco más al significado de este más que probable antiguo espacio sagrado aportando un dato quie entiendo hasta ahora inédito y muy significativo: la estrecha vinculación del óvalo con 18 hoyos y la Pedra Fita de Penelas que definen un alineamiento en el lunasticio mayor Norte que da contenido trascendente al número 18 y que contribuye a reforzar la tesis de la estrecha relación de lugares de culto acuático y el ciclo de regresión de los nodos lunares. No me atrevo a pronunciarme sobre el Castrillón pero no me cabe duda que merece una segunda visita para medir las direcciones de los alineamientos de cuarzo blanco de las dos líneas de cazoletas. Por último hemos estudiado el potencial astronómico-calendárico del dolmen en relación con el campo tumular en el que se integra y una aproximación del de la estación de petroglifos da Pena do Castrillón.

Los cálculos en este enlace.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------
(1) http://www.megalithic.co.uk/article.php?sid=41194

(2) http://megaliticia.blogspot.com.es/2015/11/petroglifo-y-altar-de-adai.html

(3) QUINTÍA, R. O santuario de Pedra Fita de Adai e o seu templo perdido, unha incógnita arqueolóxica, A Sombra de Bouza panda, 2012, https://asombradebouzapanda.wordpress.com/2012/05/23/o-santuario-da-pedra-fita-de-adai-e-o-seu-templo-perdido-unha-incognita-arqueoloxica/

(4) GAGO, M., Pagáns e neopagáns en Adai, Capítulo 0, http://www.manuelgago.org/blog/index.php/2012/05/08/pagans-e-neopagans-en-adai/

(5) SANTOS ESTÉVEZ, M., Petroglifos y paisaje social en la prehistoria reciente del noroeste de la península Ibérica, TAPA Traballos de Arqueoloxía e Patrimonio 38, Instituto de Estudos Galegos Padre Sarmiento, 2007, pp. 156-159, http://digital.csic.es/handle/10261/37908

(6) una gran laja al nivel del suelo de algo más de 10 m. de longitud por 6, 25 m. de anchura. Esta superficie pétrea presenta 17 orificios rectangulares de 0, 45 por 0, 25 m. con una profundidad media de 0, 32 m., dichos agujeros se distribuyen por la periferia de la roca rodeándola completamente y situándose a distancias regulares, a la roca le fue extraída una parte en su extremo oriental, donde, a juzgar por las distancias regulares a las que se encuentran los mencionados orificios rectangulares, debemos suponer que se encontraría otro orificio más, de hecho parece apreciarse parte en el borde de la roca la mitad del orificio que falta, por lo que debemos pensar que el número total de hoyos de esta estructura sería de 18. Entre cada uno de los orificios se encuentran unos pequeños rebajes, también rectangulares, pero de menor tamaño y profundidad, comunicados por surcos de 0,07 m. de anchura. En el centro de la roca se localiza una profunda pileta de sección cilíndrica y de 0, 35 m. de diámetro y 0, 30 m. de profundidad y una se gunda pileta alargada de 0, 35 por 0, 80 m. y 0, 26 m. de profundidad. Finalmente, en la mitad oriental de la roca se encuentra un rebaje de forma rectangular que cierra una superficie de 3 por 3 ,50 m. SANTOS ESTÉVEZ, M., Petroglifos y paisaje social en la prehistoria reciente del noroeste de la península Ibérica, TAPA Traballos de Arqueoloxía e Patrimonio 38, Instituto de Estudos Galegos Padre Sarmiento, 2007, pp. 158-159

(7) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Larouco, el dios del verano: santuarios rupestres en Vilar de Perdizes, Asturiensis Prouincia Indigena, 2012, http://asturiense.blogspot.com.es/2012/05/larouco-el-dios-del-verano-santuarios.html

(8) Para determinar esta dirección he partido de la posición de Pedra Fita publicada por Santos Estévez en SANTOS ESTÉVEZ, M., GARCÍA QUINTELA, M. V., Rock art and shrines, Profano y pagano en el arte gallego, Ed. Manuel A. castiñeiras González, Fátima Díez Platas, SEMATA 14, Universidda de santiago de Compostela, 2003, p. 63

(9) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Lunasticio, Asturiensis Prounicia Indigena, 2012, https://asturiense.blogspot.com.es/2012/07/lunasticio.html

(10) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., La xana de la Fuente La Vallina, Asturiensis Prounicia Indigena, 2017, https://asturiense.blogspot.com.es/2017/10/la-xana-de-la-fuente-la-vallina.html

(11) ARIAS VILAS, F., Castros lucenses de época romana, : Memorias de historia antigua, nº 8, 1987, pp. 7-16

(12) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, pp. 105-195, p. 31

(13) “Las iglesias de antes tenían la pared de piedra blanca […] Donde hay muchas piedras blancas allí hubo una iglesia”. Cándida Mayo, de Molinaferrera, 90 años

(14) “En muchos monumentos megalíticos de Andalucía Occidental es frecuente que determinadas partes de la arquitectura tumular estén elaboradas o recubiertas con piedras de color claro o blanco entre las cuales suelen destacar los cuarzos, algo que ha pasado tradicionalmente desapercibido en una metodología de estudio de los monumentos megalíticos que no prestaba atención a las estructuras tumulares” GARCÍA SANJUAN, L., WHEATLEY, D.W., FÁBREGA ÁLVAREZ, P., HERNÁNDEZ, M. J., POLVORINOS DEL RÍO, A., Las estelas de guerrero de Almadén de la Plata (Sevilla). Morfología, tecnología y contexto, Trabajos de prehistoria, Vol. 63, Nº 2, 2006, p. 146. En la cumbre del monte da Meda dos túmulos funerarios de grandes dimensiones que “poseen una coraza de enormes bloques de piedra de cuarzo blanco con mica, que en ocasiones rondan el metro cúbido. Los dos túmulos poseyeron cámara de ortostatos de esquisto, hoy totalmente desaparecida” FILGUEIRAS REY, A., RODRÍGUEZ FERNÁNDEZ, T., Túmulos y petroglifos: la construcción de un espacio funerario, aproximación a sus implicaciones simbólicas, estudio en la Galicia centro-oriental: Samos y Sarria, Espacio, tiempo y forma. Serie I, Prehistoria y arqueología, Nº 7, 1994, p. 243; “El empleo de bloques o guijarros de cuarzo como elementos constructivos ha sido identificado asimismo en el megalitismo europeo. Probablemente el ejemplo más destacado es el de Newgrange (Irlanda), (O’KELLY, M.J., Newgrange: Archaeology, Art and Legend, Thames and Hudson, 1982; MEIGHAN, I.G., SIMPSON, D.D.A., HARTWELL, B.N., FALLICK, A.E. Y KENNAN, P.S., Sourcing the quartz at Newgrange, Brú na Bóinne, Ireland, G. Burenhult y S. Westergaard (eds.): Stones and Bones. Formal Disposal of the Dead in Atlantic Europe during the Mesolithic-Neolithic Interface 6000-3000 BC. Archaeological Conference in Honour of the Late Professor Michael J. O’Kelly, BARIS 1021. Tempus Reparatum, 2003, pp. 247-252), en el que la entrada de la cámara megalítica fue flanqueada por una acumulación masiva de bloques de cuarzo blanco que formaban un muro de sujeción del túmulo, al tiempo que proporcionaban una impresionante fachada monumental que habría actuado como “escenario” de los rituales allí realizados (BRADLEY, R., The Significance of Monuments: on the Shaping of Human Experience in Neolithic and Bronze Age Europe. Routledge, 1998, p. 104). En el contexto del mediodía peninsular, la literatura publicada especifica poco o nada respecto del uso de materiales de cuarzo en la arquitectura megalítica. Sin embargo, las excavaciones recientemente llevadas a cabo en el asentamiento prehistórico de El Seminario (2), en las afueras de la ciudad de Huelva, han permitido conocer una construcción funeraria de tipo tholos en cuya techumbre y sello se utilizaron guijarros de cuarzo análogos a los empleados en el tholos de Palacio III. La literatura arqueológica y antropológica ofrece una abundante casuística del uso del cuarzo como materia prima asociada a prácticas de reproducción ideológica. En su interpretación de la religión neolítica europea, Marija Gimbutas vinculó el uso ritual y votivo de nódulos de cuarzo blanco a un símbolo de muerte y regeneración a menudo asociado a espacios funerarios (GIMBUTAS, M., El Lenguaje de la Diosa, Grupo Editorial Asturiano, 1996, p. 219). La literatura antropológica sobre chamanismo prehistórico contiene asimismo abundantes casos de sociedades en las cuales el cuarzo y el cristal de roca son considerados símbolos de vitalidad, fuerza mágica y conexión con los ancestros (ELÍADE, M., El Chamanismo y las Técnicas Arcaicas del Éxtasis, Fondo de Cultura Económica, 2001, pp. 56-60; ELÍADE, M., Herreros y Alquimistas, Alianza Editorial, 2004, pp. 19-20)” FORTEZA GONZÁLEZ, M., GARCÍA SANJUÁN, L., HERNÁNDEZ ARNEDO, M. J., SALGUERO PALMA, J., WHEATLEY, D., el cuarzo como material votivo y arquitectónico en el complejo funerario megalítico de Palacio III (Almadén de la Plata, Sevilla): análisis contextual y mineralógico, Trabajos de prehistoria, Vol. 65, Nº 2, 2008, pp. 146-148; En las montañas de Connemara, Irlanda, algunas filas cortas de rocas fueron construidas con bloques de cuarzo blanco. RUGGLES, C.L.N., Astronomy in prehistoric Britain and Ireland, Yale University Press, 1999, p. 124; La fachada de Newgrange está construida con cuarzo blanco. RUGGLES, Astronomy in prehistoric…: 12; Brainport Bay, en Escocia, es un lugar megalítico integrado por plataformas, piedras hincadas y piedras con grabados, y numerosas piedras de cuarzo dispersas. RUGGLES, C.L.N., Astronomy in prehistoric Britain and Ireland, Yale University Press, 1999, p. 29

(15) “Una revisión de la literatura sobre monumentos funerarios de la Prehistoria Reciente del Suroeste peninsular, especialmente los de carácter megalítico, revela que la presencia de objetos de cuarzo ha sido registrada con frecuencia como parte de los ajuares, aunque nunca se ha hecho un análisis o valoración específica de los mismos […]La presencia de objetos de cuarzo y cristal de roca ha sido igualmente destacada en monumentos megalíticos del Noroeste de España: un estudio realizado hace 25 años contabilizó hasta 26 monocristales, algunos de ellos en estado natural, otros trabajados, procedentes de 13 sitios distintos (FÁBREGAS VALCARCE, R., Los prismas de cuarzo en la cultura megalítica del Noroeste de la Península Ibérica, Brigantium 4, 1983, pp. 7-12.)» FORTEZA GONZÁLEZ, M., GARCÍA SANJUÁN, L., HERNÁNDEZ ARNEDO, M. J., SALGUERO PALMA, J., WHEATLEY, D., el cuarzo como material votivo y arquitectónico en el complejo funerario megalítico de Palacio III (Almadén de la Plata, Sevilla): análisis contextual y mineralógico, Trabajos de prehistoria, Vol. 65, Nº 2, 2008, p. 145; «en su Lapidarium (1276-1279 AD), el rey castellano Alfonso X El Sabio describió las propiedades del cuarzo, subrayando su poder para conectar al ser humano con el mundo espiritual, así como su valor protector contra el peligro» FORTEZA GONZÁLEZ et al., El cuarzo…: 148; «La similitud de las rocas elegidas, la coincidencia de su uso en un mismo espacio funerario, y su carácter votivo, dejan pocas dudas de que, en conjunto, se debe interpretar esta serie de cristales y rocas de cuarzo como evidencia de una potente continuidad ideológica y/o (más genéricamente) cultural. Fuera por sus peculiares propiedades físicas y mineralógicas como materia prima, fuera por sus anómalas y llamativas formas, colores y texturas, el cuarzo, y especialmente los cristales de cuarzo, tuvieron una longevidad extraordinaria como materia prima cargada de valor ideológico” FORTEZA GONZÁLEZ et al., El cuarzo…: 149

(16) “es preciso tener en cuenta la posibilidad de que la anómala concentración de nódulos de cuarzo corresponda a la presencia bajo el majano de un monumento prehistórico, quizás megalítico” GARCÍA SANJUAN, L., Muerte, tiempo, memoria. Los megalitos como memoriales culturales, Especial monográfico, Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, Agosto 2008, p. 146

(17) SANTOS ESTÉVEZ, M., Petroglifos y paisaje social en la prehistoria reciente del noroeste de la península Ibérica, TAPA Traballos de Arqueoloxía e Patrimonio 38, Instituto de Estudos Galegos Padre Sarmiento, 2007, p. 158

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...