Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

martes, 16 de febrero de 2016

El ídolo de Peña Tú









En 1914 se publicó el primer estudio arqueológico dedicado a Peña Tú, en el oriente de Asturias, concretamente en Puertas de Vidiago, Llanes. En este trabajo, titulado Las pinturas prehistóricas de Peña Tú, Eduardo Hernández-Pacheco, Juan Cabré, describen minuciosamente el emplazamiento de la gran roca en cuya fachada se grabó un ídolo, un arma y se realizaron pinturas como antropomorfos y grupos de puntos. Proporcionan además un dato muy interesante, la tradición popular asociada al monumento:

«Ya hemos dicho que en el país, según testimonio de los ancianos de la aldea de Puertas, se designaba a la figura que representa el ídolo con el nombre significativo de la "Cabeza del gentil".
«El Conde de la Vega del Sella ha efectuado una información respecto a leyendas y tradiciones acerca de Peña Tú, y ha reunido los siguientes interesantes datos: Hacia el año 1863, uno llamado el Cencerrero, poseía un libro antiguo en el que se indicaba que, a la parte Este de Peña Tú, y a como unos catorce metros de ella, existía un tesoro enterrado y envuelto en una piel de toro. El Cencerrero, como también dos vecinos de Puertas, hicieron excavaciones y no encontraron nada que llamase la atención»(1).

Hernández-Pacheco, op. cit., p. 12
También arriesga una datación sobre el Neolítico o la Edad del Cobre en base a la similitud del arma grabada con otras halladas en la Primera Edad del Bronce(2) y ofrece la siguiente interpretación:

«Generalmente se consideran los ídolos análogos al de Peña Tú como de carácter funerario, concepto claro por lo que respecta a los franceses [...] El de Peña Tú, por hallarse asociado a otros simbolismos y grabado en un peñón que no constituía parte integrante de una construcción destinada a enterramiento; por no haberse encontrado esqueletos o utensilios prehistóricos en sepulturas inmediatas que hubieran llamado la atención de los numerosos rebuscadores de tesoros que en torno de la peña han excavado; por hallarse situado en lugar dominante, en lo alto de una montaña, desde donde se abarca gran extensión de territorio y en un peñón que se divisa desde toda la comarca, y por existir composiciones pictóricas semejantes, salvo el ídolo y puñal, en Sierra Morena, Cordillera Bética y Extremadura, en sitios análogos, en los que tampoco se han encontrado enterramientos, nos hace suponer que significa un monumento quizá a la memoria o en honor de algún jefe guerrero, como parece indicar el simbolismo del puñal, jefe que pudiera o no, haber sido enterrado al pie de la peña, si bien el resultado negativo de las excavaciones y rebuscas efectuadas inducen a la segunda hipótesis»(3).

Desde entonces varios autores le han prestado atención: José Fernández Menéndez(4), José Manuel Gómez-Tabanera(5), Primitiva Bueno Ramírez, Manuel Fernández-Miranda y Rodrigo de Balbín Behrmann(6) o Miguel Ángel Blas Cortina(7). Nosotros nos vamos a quedar con la tesis doctoral de Marta Díaz-Guadarmino Uribe, Las estelas decoradas en la prehistoria de la Península Ibérica, que nos va a proporcionar una estupenda visión general de este tipo de manifestaciones monumentales prehistóricas.

Díaz-Guadarmino, op. cit, p. 184
Peña Tú se encuentra en un extremo de la Sierra Plana de la Borbolla de la que participa junto una anterior necrópolis tumular en la que se han documentado 56 túmulos, dispuestos en grupos alineados de 5 o 6 y que han sido datados a finales del Neolítico y Calcolítico(8). Formaría parte entonces de la categoría de ejemplares que enraizan en la transición del Neolítico al Calcolítico y que Díaz-Guardarmino clasifica en tres grupos: menhires que representan rostros, principalmente del Alto Alentejo, que pueden aparecer aislados o formando parte de alineamientos o recintos; estelas antropomorfas y estatuas-menhir en sepulcros megalíticos que pueden estar exentas o formar parte de la arquitectura megalítica y un tercer grupo al que se puede atribuir una cronología Calcolítica. Otra categoría se refiere al Bronce, con un grupo numeroso de estelas y estatuas-menhir del Bronce Inicial/Pleno, y otro situado a partir de ca. 1400/1250 A.C, es decir, Bronce Pleno/Tardío/Final, con desarrollo que puede alcanzar los inicios de la Edad del Hierro, sobre el 750/700 A.C.(9)

Díaz-Guadarmino, op. cit, p. 434
Díaz-Guadarmino, op. cit, p. 435
Si seguimos afinando, podemos encajar Peña Tú en un grupo de 7 ejemplares del Noroeste y Cantábrico central con una iconografía muy similar. Del Cantábrico central contamos con cuatro: dos hallados en el Collado de Sejos y otros dos aislados, Peña Tú y Garabandal. En la franja central de Galicia y León hay tres estelas documentadas: la estela de Paredes de Abajo que apareció cerca de un túmulo en Paradela (Lugo), la estela de Tabuyo del Monte (León), y el esteliforme con puñal del afloramiento de Outeiro do Corno, en Coruña. De estas representaciones, cuatro están acompañadas de figuras de armas: Sejos 2, Peña Tú, Tabuyo del Monte y Outeiro do Corno, a los que podemos añadir la representación armada de la estatua-menhir de Longroiva (Beira Alta)(10). Los puñales figurados, en los tres primeros casos asociados a mantos/escudos/corazas con decoraciones geométricas, remitirían a un período situado entre ca. 2200/2000-1700/1600 AC, es decir, Bronce Inicial(11).


Díaz-Guadarmino, op. cit, p. 140
Se ha planteado(12) que estas estelas o estatuas-menhir del Bronce hunden sus raíces ideológicas en el megalitismo con continuidad hasta la Edad del Hierro, que son las primeras representaciones antropomorfas relacionadas con los ancestros en el Megalitismo y que de alguna manera manifiestan relaciones gráficas con el arte megalítico. Si bien Díaz-Guadarmino destaca que «las estelas y estatuas-menhir atribuidas a la Edad del Bronce incorporan una iconografía renovada, caracterizada por su iconicidad, aspecto éste que las diferencia netamente de los ejemplares cuya elaboración o reutilización se asocian al Megalitismo clásico»(13), parece participar de la opinión de que se trata de una representación de los ancestros de una comunidad: «Como ancestros las estelas materializan relaciones diversas a través de su iconografía y de los lugares en los que se implantan. Aglutinan y fijan las relaciones que organizan y dan continuidad a la comunidad, relaciones entre los vivos a nivel local (relaciones de parentesco, diferencias sociales) y extra-local (alianzas, intercambios,..), entre los vivos y los muertos (mediante referencias a un pasado mítico o genealógico), entre los vivos y los territorios que explotan y ocupan»(14).

Ya hemos tratado en otras en otras ocasiones la consideración de los megalitos como la morada de un ancestro(15) así como una manera de hacer visible a una comunidad humana propietaria de un territorio mediante la visibilización del monumento. En el caso de Peña Tú la pervivencia de este uso como demarcador hasta tiempos modernos se reconoce en el Real Apeo del Concejo de Llanes, realizado entre 1712 y 1713.

«Y declaró que junto al piso de Porciles está un prado de heredad que huelga al presente y que oyeran decir era posesión antigua de los herederos de Fernando Martínez de Purón, que serán dos díes de bueyes y lo demás de dicho término hasta tocar con el plantío de Puertas que está a la parte de el Sur es posesión y hacienda propia de los vecinos de dicho lugar; y en dicho término de dicho lugar de Puertas hay unos cuetos brabíos que llaman los Rebollos, Cuero Blancho y Piedra-atuna»(16).

«Y declaró: que dentro de los términos de dicho lugar de Puertas hacia el Norte hay unos cuetos bravos que llevan árgomas que se Ilaman los cuetos de los Reborio, el cueto blanco de Cabardejanes y el cueto de Entrepeñas llamado de el Hurto y otros muchos sin fruto ni heredad son términos comunes como lo es también el de Piedra-Tú»(17).

Seguimos ahora con Primitiva Bueno, Rodrigo de Balbín y Rosa María Barroso. En su artículo Dioses y antepasados que salen de las piedras, apuntan diferentes líneas de interpretación de los megalitos:

«No nos cabe duda de que los monumentos megalíticos repiten la imagen de la cueva como el refugio tradicional, el lugar de los ancestros y el de la última morada de los vivos [...] La mayoritaria orientación este/sureste de los monumentos interactúa con la luz natural, cuyo recorrido destacaría tanto las estelas de los accesos como las piezas escultóricas situadas a la entrada de la cámara, o las decoraciones localizadas en el frontal de ésta [...] Su posición entre “el cielo y la tierra” , entre la luz y las sombras , entre la vida y la muerte los dota de un halo liminar que se acentúa con recursos naturales y artificiales. Pese a la relativa sencillez de los sistemas de talla, los recursos gráficos juegan con la luz solar, buscando perspectivas concretas y destacando determinados atributos. Hemos podido comprobar que si la mayor incidencia solar llega del este, los grabados que identifican más claramente al personaje se ubican en la zona más iluminada por el oriente, normalmente en relieve. Y esto es así en las áreas abiertas o en el acceso a la cámara»(18).

Estos autores expresan la relación que intuyen entre los megalitos y la luz. En el caso de la pintura rupestre esquemática, ya realizamos un estudio estadístico contextualizado en El Bierzo (León) que demuestra como fenómenos de luz y sombra señalan el acontecimiento de solsticios, equinoccios y fiestas de media estación, con el título Estudios arqueoastronómicos sobre la pintura rupestre esquemática ¿posible indicador de épocas de frecuentación?(19).

La orientación de la fachada de Peña Tú es, aproximadamente, hacia la salida del sol en el solsticio de invierno. En esa fecha la luz del sol naciente incidirá de lleno en los grabados y pinturas iluminándolos sin sombras. Esta situación se mantendrá probablemente en toda la mitad del año centrada en el solsticio de invierno ya que elemento que produciría sombra es el alero que sobresale por encima y según mis cálculos no produciría sombra hasta los equinoccios. Es el momento del solsticio de verano, que documento con fotografías, cuando el sol se encuentra perpendicular a la fachada de los grabados y pinturas, cuando el alero proyecta su sombra más alargada hasta oscurecer grabado y pinturas, alcanzando la base del ídolo y extendiéndose hasta el pequeño estanque que se encuentra en su base que podría entonces contener agua que obtendría así propiedades especiales.


----------------------------------------------------------------------------------------
(1) HERNÁNDEZ-PACHECO, E., CABRÉ, .J., Las pinturas prehistóricas de Peña Tú, Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, 1914, pp. 7-8

(2) HERNÁNDEZ-PACHECO, E., CABRÉ, .J., Las pinturas prehistóricas de Peña Tú, Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, 1914, p. 22

(3) HERNÁNDEZ-PACHECO, E., CABRÉ, .J., Las pinturas prehistóricas de Peña Tú, Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, 1914, pp. 21-22

(4) FERNÁNDEZ MENÉNDEZ, J., Monumentos megalíticos descubiertos en Vidiago, Ibérica, XXI, nº 550, 1924, pp. 25-31 http://www.llanes.as/cla/hem/19270514.htm; FERNÁNDEZ MENÉNDEZ, J., La Necrópolis dolménica de la sierra plana en Vidiago, Ibérica, XXIII, nº 581, 1925,pp. 360-364, http://www.llanes.as/cla/hem/19250606.htm

(5) GÓMEZ-TABANERA, J. M., El Peñatu de Vidiazo. Mito y religión en la prehistoria astur, Zephyrus, XXXVI, 1983, pp. 265-275

(6) BUENO RAMÍREZ, P. y FERNÁNDEZ-MIRANDA, M.: El Peñatu de Vidiago (Llanes, Asturias))). Altumira Symposium. Madrid, Subdireeción General de Arqueología, 1980; BUENO RAMÍREZ, P., Estatuas-menhir y armas en el norte de la Península Ibérica)), Zephyrus, XXXVI, 1983, pp. 153-157; BUENO RAMÍREZ, P y BALBÍN BEHRMANN, R., Lárt mégalitique dans la Péninsule Ibérique. Une vue d´ensemble, L´Anthropologie, 96 (2-3), 1992, pp. 499-572; BUENO RAMÍREZ, P., Megalitismo, estatuas y estelas en España, en Statue-stele e massi incisi nell'Europa dell'Età del Rame, ed. S.D.M. Casini, R.C.; Pedrotti, A., Bergamo, Civico Museo Archeologico di Bergamo (Lombardia). 1995, pp. 77-129

(7) BLAS CORTINA, M. A., Poder ancestral y territorio neolítico: en torno a Peña Tú y los túmulos de la costa oriental de Asturias, Munibe. Suplemento, Nº. 32, 2010 (Ejemplar dedicado a: Actas del Congreso Internacional sobre Megalitismo y otras manifestaciones funerarias contemporáneas en su contexto social, económico y cultural), pp. 94-118

(8) DÍAZ-GUADARMINO URIBE, M., Las estelas decoradas en la prehistoria de la Península Ibérica, Tesis doctoral, Facultad de Geografía e Historia, Departamento de Prehistoria, Universidad Complutense de Madrid, 2010, p. 185

(9) DÍAZ-GUADARMINO URIBE, M., Las estelas decoradas en la prehistoria de la Península Ibérica, Tesis doctoral, Facultad de Geografía e Historia, Departamento de Prehistoria, Universidad Complutense de Madrid, 2010, pp. 42-430

(10) DÍAZ-GUADARMINO URIBE, M., Las estelas decoradas en la prehistoria de la Península Ibérica, Tesis doctoral, Facultad de Geografía e Historia, Departamento de Prehistoria, Universidad Complutense de Madrid, 2010, pp. 195-198

(11) DÍAZ-GUADARMINO URIBE, M., Las estelas decoradas en la prehistoria de la Península Ibérica, Tesis doctoral, Facultad de Geografía e Historia, Departamento de Prehistoria, Universidad Complutense de Madrid, 2010, pp. 173

(12) BUENO RAMÍREZ, P., BALBÍN BEHRMANN, R. y BARROSO BERMEJO, R., Hiérarchisation et métallurgie: statues armées dans la Péninsule Ibérique, L' anthropologie, 2005, 109, pp. 577-640; BUENO RAMÍREZ, P., BALBÍN BEHRMANN, R. y BARROSO BERMEJO, R., Dioses y antepasados que salen de las piedras. PH Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, 2008, 67, pp. 47-61; BUENO RAMÍREZ, P., BALBÍN BEHRMANN, R. y BARROSO BERMEJO, R., Models of integration of rock art and megalith builders in the international Tagus, en Graphical Markers and Megalith Builders in the International Tagus, Iberian Peninsula, eds. P. Bueno Ramírez, R. Barroso Bermejo y R. Balbín Behrmann, Oxford, BAR International Series 1765, 2008, pp. 5-15

(13) DÍAZ-GUADARMINO URIBE, M., Las estelas decoradas en la prehistoria de la Península Ibérica, Tesis doctoral, Facultad de Geografía e Historia, Departamento de Prehistoria, Universidad Complutense de Madrid, 2010, pp. 433-437

(14) DÍAZ-GUADARMINO URIBE, M., Las estelas decoradas en la prehistoria de la Península Ibérica, Tesis doctoral, Facultad de Geografía e Historia, Departamento de Prehistoria, Universidad Complutense de Madrid, 2010, pp. 445

(15) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, pp. 24, 30-32; GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., La Piedra de la Fecundación de Castrohinojo, Asturiensis Prouincia Indigena, 2012, http://asturiense.blogspot.com.es/2012/06/la-piedra-de-la-fecundacion-de.html; GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., Home de Pedra, Asturiensis Prouincia Indigena, 2014, http://asturiense.blogspot.com.es/2014/07/home-de-pedra.html

(16) Declaración de Antonio de Noriega, vecino de Puertas, el 19-X-1712, ARIAS CABAL, P., Toponimia n'asturiano y yacimientos arqueológicos. El casu de Peña Tú, Lletres Asturianes, 1987, pp. 41-51

(17) Declaración de José de Haces el 23-X-1712, ARIAS CABAL, P., Toponimia n'asturiano y yacimientos arqueológicos. El casu de Peña Tú, Lletres Asturianes, 1987, pp. 41-51

(18) BUENO RAMÍREZ, P., BALBÍN BEHRMANN, R. y BARROSO BERMEJO, R., Dioses y antepasados que salen de las piedras. PH Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, 2008, 67, p. 49

(19) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M. A., CADIERNO GUERRA, F., Estudios arqueoastronómicos sobre la pintura rupestre esquemática ¿posible indicador de épocas de frecuentación?, XIX Congreso Internacional de la International Federation of Rock Art Organizations (IFRAO), Cáceres, 2015, pp. 615-637
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...