Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

lunes, 14 de septiembre de 2015

San Mamede

No es frecuente tener noticia de que alguien ha encontrado provechosa la lectura de mi libro Teleno. Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte, pero cuando sucede y es con un investigador y divulgador tan notable como Fernando Alonso Romero, es para hacer fiesta. Su último libro, San Mamed. Origen precristiano y significado del Culto, editado por Andavira, reconstruye el origen precristiano del culto a San Mamed proporcionándonos interesantísimas notas de su hagiografía como santo gallego, su relación con lo alto de los montes y con el ganado: fue abandonado de niño por su madre en el monte y alimentado por animales salvajes por lo que recuerda a cierto arquetipo del héroe fundador como Rómulo y Remo, Habis, Moisés. San Mamed es un santo protector de los animales, tanto domésticos como salvajes y evidencia una estrecha relación con fuentes sanadoras. Antonio Alonso porne a este santo en relación con un dios indígena denominado Torolo Combiciego del que se conoce una inscripción en San Pedro de Pias, próxima a su ermita de la Sierra de San Mamed, edificio sagrado que, por otra parte, observa un alineamiento doble a los solsticios de verano e invierno.

En Teleno. Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte, señalaba la existencia de dos topónimos en Maragatería que remitían a una ettimología basada en Lug: Lucillo como diminutivo de lucus, y Luyego como "relativo a Lug". También, la raíz oronómica *LUK está relacionada con topónimos de lugares elevados(1). Tanto en Lucillo como cerca de Luyego encontramos sendos cerros de San Mamede. Por otra parte tenemos la fecha de celebración del santo, el 7 de agosto que se corresponde con la irlandesa de Lughnasad, o "asamblea de Lugh", celebrada en montañas y colinas. En consonancia con esta identificación está la celebración de la renombrada feria de Lucillo, los lunes primeros de cada quincena, hasta avanzados los años sesenta del s. XX. A esta acudían gentes de Somoza, Valduerna, El Bierzo y Cabrera, siendo los días de mayor congregación por Reyes, Pascua y la Virgen de agosto. Sobre estas notas mías dice Fernando Alonso:

«Interesante opinión la de este autor que ha realizado un magnífico trabajo y que, a la vista de sus investigaciones resulta muy evidente que el culto que se celebraba en la ermita de San Mamed, frente al Monte Teleno, tuvo sus remotos orígenes en un culto pagano a una divinidad celeste. su interpretación me ha servido para poder comprobar que también el san Mamed de su sierra homónima en Galicia, vino a sustituir a una divinidad a la que se rendía culto en las alturas de las montañas»

Gracias.

Por cierto, Fernando Alonso añade un dato que refuerza esta identificación de San Mamede con la versión ibérica del Lug pancéltico. En El Niño Gigante, San Mamed, de López de Haro, de 1724, encontramos esta descripción del santo(2)

«Ahora en San Mamed repara, /qué rostro tan singular! / no es más bello el arrebol de la mañana [...] Aún le excede su hermosura: bien se puede llamar émulo del Sol»

El paralelo con el dios Lug en los relatos mitológicos irlandeses es evidente. En el Aided Chloinne Tuireann o El Destino de los Hijos de Tuireann, Lug se presenta ante el rey de Irlanda en la Colina de Balor, después denominada Uisneach, al frente de un ejército que viene del Este con su rostro y frente brillantes como el sol poniente de modo que no era posible mirarlo directamente o como el sol de un día claro de verano(3).

---------------------------------------------------------------------------------
(1) GARCÍA MARTÍNEZ, F.J., Topónimos dobles en los pueblos de León, Revista Tierras de León, nº 81-82, 1990-1991, pp. 16-17

(2) LÓPEZ DE HARO, El niño gigante, San Mamed, 1726, III, 30

(3) Aided Chloinne Tuireann. El Destino de los Hijos de Tuireann, editado por Society for the Preservation of the Irish Language, with notes, translation, and complete vocabulary by Richard O Duffy, 1901, pp. 70-71, 82-84

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...