Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

lunes, 13 de julio de 2015

Observadores y Observatorios de solsticios en la California Nativa

En el artículo Solstice Observers and Observatories in Native California, Travis Hudson, Georgia Lee y Ken Hedges exponen evidencia etnográfica y arqueológica de prácticas astronómicas de los nativos americanos relativas al seguimiento de un calendario solar que organizara sus actividades religiosas, sociales y económicas. Los autores prestan especial atención a los procedimientos seguidos para detectar el acontecimiento de los solsticios, los hitos más sensibles del ciclo solar. 

La influencia del cielo sobre la vida en la Tierra es uno de los elementos más importantes, no sólo de la cosmología americana, sino que también se encuentra en la esencia de la cultura europea. Los autores lo explican así:

«Para mantener el universo en equilibrio, era necesario observar e interpretar cuidadosamente los cambios del cielo, y mediante el uso de poderes sobrenaturales manipularlos en beneficio de la sociedad. La astronomía observacional era necesaria para hacer frente de manera ritual al entorno natural.
«En la base de este comportamiento estaba la creencia de que los objetos celestiales eran divinidades cuyos atributos y poderes eran incomprensibles, predecibles y similares a los de los hombres. Como gente que vivía al aire libre, los nativos californianos estaban muy implicados en observar los ciclos rítmicos de la naturaleza de su entorno. Estos pueblos constataron que los cambios naturales de la tierra están relacionados con los cambios celestiales que tenían lugar sobre ellos.
«Aunque no alcanzaron a teorizar que los cambios estacionales terrestres eran producidos por la inclinación axial y revolución alrededor del Sol, comprendieron que cuando el Sol podía ser visto naciendo o poniéndose en cierta posición del horizonte, o cuando ciertas estrellas aparecían en el cielo crepuscular, tenían lugar ciertos cambios estacionales en la Tierra: llegaba el tiempo de lluvias, las hojas se secaban, las semillas maduraban, los ciervos emigraban y demás.
«En resumen, percibían un cosmos en el que los cambios estacionales en la Tierra eran causados por las fuerzas de arriba, y fue este concepto básico el que sin dudo transformó el objeto celestial  en una divinidad celestial. La magnitud de estos cambios era inmensamente poderosa [...] Es comprensible entonces que para los nativos americanos el Sol era un ser inmensamente poderoso: dispensador de la lluvia o de la sequía, de la luz o la oscuridad, del calor o el frío».

Esta concepción necesidad explica la necesidad de conocer con precisión el transcurso del ciclo solar. Las noticias etnográficas explican los procedimientos seguidos para este fin.  

«Las técnicas para observar el solsticio entre los nativos americanos fueron recogidas en la literatura durante algún tiempo, particularmente los de las costas del Suroeste y del Noroeste [...] La descripciones que fueron registradas para la Californa nativa pueden dividirse en dos categorías básicas: (1) Observación directa del Sol (16 tribus), en la que el Sol es observado en relación con el horizonte o con marcadores horizontales, o (2) observación indirecta del Sol (10 tribus) en las que se observaba un rayo de Sol a) incidir en una marca o serie de marcas sobre el suelo, un poste central o una pared de una estructura ceremonial; b) incidir sobre una pintura o un objeto situado en una abrigo o c) producir una sombra».

A partir de la evidencia etnográfica, los autores prospectan arqueológicamente, principalmente con manifestaciones de arte rupestre, para reconocer lugares en los que se desarrollaran estas técnicas de observación de los solsticios. Concluyen que individuos o colectivos constituían una élite que aunaba capacidades artísticas, chamánicas y astronómicas para la práctica y seguimiento del calendario en relación con el ritmo solar, conduciendo además ceremonias que cohesionaban la comunidad y regulaban sus actividades económicas, legales y sociales. Detectan que la mayoría de los lugares de observación están asociados con elevaciones, que adquirían entonces un significado sagrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...