Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

domingo, 19 de julio de 2015

Los chamanes de la Prehistoria

Los chamanes de la Prehistoria es un interesantisimo y controvertido libro de Jean Clottes y David Lewis-Williams que plantea que las pinturas paleolíticas son el producto de estados de conciencia alterados experimentados por chamanes que posteriormente actuarían como inductores y canalizadores de nuevas experiencias. Para llegar a esta propuesta antes hacen un recorrido muy ilustrativo sobre las diferentes interpretaciones que se han aplicado a este fenómeno cultural como la teoría de la magia simpatética establecida por Reinach y popularizada por el abate Breuil y el conde Bégën o el arte estructurado en el que destacaba la oposición bisonte-caballo defendido por André Leroi-Gourhan. A mi, personalmente, esta propuesta me parece muy interesante aunque también me lo parecen las anteriores. Tengo la impresión de que la teoría aún no está madura, y que no es necesariamente irreconciliable con las anteriores. Es un tema que me gustaría explorar y desarrollar.

Sin embargo, lo que más me llamó la atención es una posible relación con la pintura esquemática. A diferencia de las pinturas paleolíticas realizadas en la profundidad de las cuevas, aquí se eligen oquedades, abrigos y farallones rocosos expuestos a la iluminación solar. Sin embargo, llama la atención su inaccesibilidad y aislamiento.


Así cobra especial significado este párrafo tomado del libro:

«La forma de iniciación chamánica más conocida por todo el mundo es aquella que se denomina "la búsqueda de visiones". Un joven indio de América que quiere llegar a ser chamán, o que se siente llamado para ocupar este rol, se marcha a un lugar aislado, generalmente al borde de un precipicio o a una cueva. Escogerá frecuentemente un lugar con arte rupestre, considerado como un espacio adecuado para la búsqueda de las visiones. El criterio esencial del lugar escogido es su aislamiento. Lejos de los humanos y de la ayuda de su comunidad, ayuna y medita. Se provocará a veces el sufrimiento por medio de flagelaciones. Finalmente, el hambre, el dolor, la concentración intensa y el aislamiento social se combinarán para hacerlo entrar en trance. Es entonces cuando un animal-espítitu, que será su acompañante a lo largo de toda su vida, se le aparecerá y se sentirá investido de su poder sobrenatural. Entonces, el joven indio podrá comenzar su vida de chamán»(1)

Estas prácticas que en parte explicarían la situación y sentido de los lugares con pintura rupestre esquemática en León me recuerda a los anacoretas de las Cuevas del Moro en el valle del Esla o del valle del Silencio. Según Jimeno Guerra en Las prácticas espirituales del eremitismo peninsular altomedieval(2) «tanto las tentaciones sufridas como las visiones que estos hombres tienen del Señor en múltiples ocasiones, bien podríamos considerarlas como alucinaciones fruto de estas extremas condiciones de vida. La falta de alimento y sueño, así como las duras penitencias infligidas, provocaban en estos hombres un comportamiento mental insano, así como una debilidad absoluta que les abocaba a una muerte inevitable». Tal vez su origen no sea estrictamente oriental, especialmente de Egipto, como es la opinión de los especialistas(3)  y que tenga cierta base local. De Valerio del Bierzo, por ejemplo, opina José Carlos Martín que «fue, sin duda, un enfermo, debido, en parte, a una furiosa manía persecutoria y a frecuentes y aterradoras alucinaciones en las que se veía rodeado de demonios, producto de un ascetismo extremo provocado, parece, por un cierto placer en la propia mortificación»(4) o Domingo de Carracedo que en la Coba do Frade de Corullón en la que se había aislado, tenía alucinaciones en las que los rayos del Sol se convertían en un dragón que le atacaba:

«alguna vez ocurrió, cuenta san Herberto, que sentado en su guarida de ermitaño, levantando la mirada en contra de los rayos del sol, observaba atentamente su brillo. Y he aquí que se le aparecía un tortuoso Leviatán que se mostraba bajo la apariencia de un dragón ardiente y descendía por los propios rayos precipitándose en un súbito deslizamiento hacia su rostro como si fuera a devorarlo vivo. Y cuando aquel, estremecido, lo vela, como si de una amarillenta serpiente se tratase, se aterrorizaba por completo y casi exánime clamaba con votes anhelantes y oponía a la bestia feroz la insignia de la cruz»(5).
----------------------------------------------------------------------------------

(1) CLOTTES, J., LEWIS-WILLIAMS, D., Los chamanes de la Prehistoria, Ariel Historia, 2010 p. 23

(2) JIMENO GUERRA, V., Las prácticas espirituales del eremitismo peninsular altomedieval,  Espacio, tiempo y forma. Serie VII, Historia del arte, Nº 24, 2011, pp. 63-79

(3) TEJA, R., Emperadores, obispos, monjes y mujeres. Protagonistas del cristianismo antiguo, Madrid, Trotta, 1999, p. 152. CANELLAS, A., Noticias sobre eremitismo aragonés, España Eremítica, Leyre, 15 al 20 de sept., 1963, p. 257; citados en JIMENO GUERRA, V., Las prácticas espirituales del eremitismo peninsular altomedieval,  Espacio, tiempo y forma. Serie VII, Historia del arte, Nº 24, 2011, p. 63

(4) MARTÍN, J. C., Valerio del Bierzo, c. 625-695, Colección de Polígrafos Españoles, Pertenece al proyecto Escritores Visigóticos y Mozárabes dirigido por la Profesora Carmen Codoñer, de la Universidad de SalamancaFundación Ignacio Larramendi, http://www.larramendi.es/es/consulta_aut/registro.cmd?id=3653

(5) BALBOA DE PAZ, J. A., Mitos y supersticiones, Biblioteca leonesa de tradiciones, Diario de León, 2009, pp. 34, 56; FLOREZ, H., España Sagrada. Teatro Geográfico-Histórico de la Iglesia de España, Tomo XVI, 1762, pp. 218, 350, 416-424

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...