Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

lunes, 29 de junio de 2015

El Encargo del Rey

El Encargo del rey, la crónica perdida del reino de León es un libro de Ricardo Chao e ilustrado por Alejandro F. Giraldo. Ricardo es un buen amigo, muy querido para mí, que desde hace muchos años se ha implicado en divulgar la historia del reino de León, como en su anterior libro, Alfonso VI de León y su reino o en los artículos de su excelente y muy conocido blog Corazón de León, entre otras publicaciones.  Juntos escribimos varios artículos sobre la historia de León que publicamos en el Diario de León entre los años 2006 y 2007 y que puedes encontrar en este enlace.  

El libro tiene dos hilos: el encargo que recibe fray Martino, evidente alter ego de Ricardo, por parte del rey Alfonso Fernández (me niego a utilizar el ordinal que le adjudica la historiografía española) de elaborar una crónica general de la historia del reino y un relato ameno, sencillo y correcto del origen y desarrollo de este reino así como de su sustrato: el territorio de los ástures y lo provincia romana de Gallaecia. Quiero hacer el énfasis en el adjetivo "correcto" pues uno de los objetos del libro parece ser poner en aviso al lector sobre las múltiples tergiversaciones y ocultación que ha sufrido esta región que alguien, muy atinadamente denominó, hace ya unos años, El Reino Olvidado.

Aquello ya es pasado, tal vez, mejor dicho, futuro. En este blog nos hemos refugiado en la prehistoria, en el sustrato cultural y religioso de los ástures. Por eso, vamos a transcribir aquí un párrafo de este libro para mí ya imprescindible.

Autor: Alejandro F. Giraldo
«Ya atardecía cuando [fray Martino] avistó Lucillo, y pensó que sería mejor buscar alojamiento. A las afueras se encontró con un pastor que regresaba del monte con su rebaño, y le preguntó dónde podría hospedarse. El pastor lo miró de arriba abajo y le respondió que por dos dineros de vellón y una meaja podría cenar y pasar la noche en su casa. Martino aceptó y lo acompañó hasta la corte donde guardaba las ovejas. Después de cenar se entretuvo hasta tarde hablando con el pastor, llamado Nuño, y con Marina, su mujer.

- Así que está usted interesado en las cosas antiguas, ¿verdad? -inquirió Nuño-. Pues cerca de este pueblo hay unas piedras escritas que dicen que son de mucho antes de los romanos, aunque nadie sabe leerlas, pero desde luego sí que tienen unos dibujos curiosos.

«Al ver el interés de fray Martino por aquellas piedras, el pastor se comprometió a llevarlo allí al día siguiente.

«Cuando salieron de la casa aún no había amanecido, y en apenas media hora llegaron al lugar. El fraile contempló asombrado los complejos laberintos y símbolos tallados en la dura roca. Nunca había visto nada parecido, y pasó un buen rato examinándolas y recorriéndolas con los dedos.

- Mi padre me decía que ya estaban aquí en tiempos de su abuelo, y que éste decía lo mismo del suyo -dijo el pastor-. es como si siempre hubieran estado aquí.

«Junto en ese momento salió el sol a sus espaldas e iluminó aquel mágico paisaje.

- Dicen que el teleno era sagrado para las gentes que vivían aquí antiguamente -dijo Nuño en voz extrañamente baja, señalando hacia la imponente montaña-; y qye habitaban en los altos, en los "castros". pero nadie sabe cómo se llamaban...

- Ástures -dijo Martino con una sonrisa-. Se llamaban ástures....»

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...