Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

jueves, 19 de abril de 2012

Nabia en Quintanilla del Monte



Nabia es un teónimo, al parecer referido a una divinidad femenina, considerada por algunos autores como arquetipo de diosa trifuncional y la única indígena de culto supralocal en el Noroeste peninsular(1), con testimonios epigráficos que se extienden por Lugo, Orense, Cáceres y en los distritos del Norte de Portugal: Braga, Porto o Vila Real. Al Norte del Duero encontramos las inscripciones bracarenses de Marecos (Penafiel, Porto), Monte Baltar (Vandoma, Paredes) y Braga, las orensanas de San Juan de Camba (Castro Caldelas), Nocelo de Pena (Sarreaus) y dos en Puebla de Trives, las luguesas de San Martín de Montemeda(Guntín), San Mamed de Lusada(Guntín) y San Miguel de Orbazai y, finalmente, la portuguesa de Vila-Real (Tres Minas, Vila-Pouça de Aguiar). Al Sur del Duero, en Cáceres, las de Alcántara, El Gaitán, Trujillo y Villa del Rey(2).

Para Jose Luis Melena, Nabia o Navia, es una diosa «de los valles selvosos, de los bosques y de los montes, como lo Diana latina, valles que en su hondón pudieron acoger la presencia de un río, que explicaría el hidrónimo y la caracterización de la que Nabia habría sido objeto y, muy especialmente, su vinculación con deidades acuáticas»(3).

Su interpretación como una divinidad acuática va a ser una de las constantes de todos los estudios que a ella se refieren, principalmente en base a los hidrónimos: río Navia (Lugo, Asturias), río Navea (Orense), fuente Navia (Luarca, Asturias), lagunas de Navianos (Zamora), el río Naviego (Asturias), Vale Navio (Albufeira, Portugal), fonte de Nabio y vale de Naiva(4), así como su consideración como “ninfa de los Dánigos” en la inscripción de Morecos(5). Esto tampoco debe extrañarnos a estas alturas, pues muy probablemente se trata de la Gran Diosa lunar:

«Desde los tiempos más remotos, desde el neolítico por lo menos, aparece, en el momento en que se descubre la agricultura, un simbolismo que vincula entre sí a la Luna, las aguas, la lluvia, la fecundidad de la mujer y la de los animales, la vegetación, el destino del hombre después de la muerte y las ceremonias de iniciación»(6).

Para Blanca Prósper, «la forma derivada navia hace alusión originalmente a zonas o acuíferos relacionados o contiguos localmente a *navis o valles; más tarde, como sucede con crouga/crougia, se convierte en simple sinónimo de *navis (y tal vez de nava), sustituyendo a ésta completamente en la toponomástica del Noroeste. A partir de la zona más septentrional del occidente peninsular, que es donde aparece la mayoría de la toponimia e hidronimia del tipo de Navia, se extiende este derivado y con él su dimensión religiosa y de culto como divinidad natural»(7). En cuanto al betacismo, es decir, la confusión entre los sonidos de b y v, los relaciona con las zonas lucense y asturica frente a la bracarense en la que no se produce esta vacilación(8).

Sin embargo, algunos topónimos con esta raíz, que también Prósper apunta, identifican cerros o lugares elevados tales como un cerro denominado Navia en León, otro Navias en Burgos o Punta Sonavia en Cantabria(9), y mucho más importante: varias de las inscripciones dedicadas a Nabia fueron recogidas en lugares elevados como el Monte do Facho de Marecos, Pedrogao Pequeno, El Gaitán, Vandoma y Monte do Viso(10), lo que le lleva a concluir que:

«En resumen,observamos como los testimonios referentes a Nabia se hallaron en contextos de diferente carácter; en primer lugar, en probables santuarios ubicados en parajes despoblados donde ocupaban colinas o montañas boscosas; en segundo lugar, en castros o ciudades y, por último, junto a una fuente sagrada»(11), contextos idénticos a los ocupados por Diana o, posteriormente, por la Virgen María.


Pues bien... este cerro Navia de León está en Quintanilla del Monte, en la Cepeda. No se trata de un cerro definido, sino de una especie de chano al que se accede desde Quintanilla subiendo al monte después de cruzar el arroyo de Riofrío. Allí, en medio del monte, se yergue un solitario pilar de hormigón con escalas de acero: un vértice geodésico.

Hasta entonces no hay referencias notables en el horizonte, pero al alcanzar el cerro Navia se revela un paisaje rico en picos y montes de Suroeste a Noroeste, desde los Montes de León a la Sierra de Gistredo, y como “para un martillo todo son clavos” hice un estudio del potencial astronómico del lugar. Identifiqué los picos más conspicuos: Teleno, Cerro del Picón, Cabeza de la Yegua, Becerril, Alto de Buey Mayor, Alto Manzarnoso, Andaneiro, Gistreo Viejo, La Campa, Piedrafita, Peña Roguera, Catoute, Pico de Arcos de Agua y El Tambarón. Se produce la puesta del Sol en el solsticio de invierno en el Teleno ‒lo cual, como ya hemos visto, tiene un significado característico de este monte‒, y dos alineamientos en los lunasticios Norte, menor y mayor, en el Gistreo Viejo y en el Catoute, respectivamente. De acuerdo a la fórmula que vimos en la entrada Evaluación estadística de observatorios astronómicos prehistóricos, la probabilidad de que esta situación se dé manera casual, es decir, la probabilidad de que se produzcan de manera casual tres alineamientos astronómicamente significativos entre 18 posibles, considerando 14 blancos y con un error de 1º es del 15%.




Alguno me dirá “...pero esta situación se da ciertamente de manera casual: estos alineamientos son naturales”. Y yo le contestaré: “Sí, pero este cerro, que en principio no tiene nada de particular, nada que lo singularice respecto a otros lugares del entorno, tiene nombre de diosa. Tal vez lo que lo hace especial es que desde aquí el Hombre puede saber cuando se va a producir la luna llena del solsticio de invierno”.



--------------------------------------------------------------
(1) MELENA, J.L., Un ara votiva romana en El Gaitán (Cáceres), Veleia 1, 1984, pp. 244-245; OLIVARES PEDREÑO, J.C., Tesis doctoral. Divinidades indígenas de la Hispania romana, Universidad de Alicante, 2000, pp.353-372

(2) OLIVARES PEDREÑO, J.C., Tesis doctoral. Divinidades indígenas de la Hispania romana, Universidad de Alicante, 2000, pp.354-356

(3) MELENA, J.L., Un ara votiva romana en El Gaitán (Cáceres), Veleia 1, 1984, pp. 242-245, citado en OLIVARES PEDREÑO, J.C., Tesis doctoral. Divinidades indígenas de la Hispania romana, Universidad de Alicante, 2000, pp.353

(4) PRÓSPER, B., El nombre de la diosa lusitana Nabia y el problema del betacismo en las lenguas indígenas del Occidente Peninsular, : Ilu. Revista de ciencias de las religiones, Nº 2, 1997, pp. 143-144

(5) «A la excelente Virgen protectora (o cornuda) y ninfa de los Dánigos Nabia Corona una vaca y un buey, a Nabia un cordero, a Júpiter un cordero y un ternero, a [..]urgus un cordero, a Lida una cierva (¿o una cabra?; se llevaron a cabos los sacrificios anuales y en el santuario el quinto día de las idus de abril del consulado de Largo y Mesalino [9 de abril de 147 d.C.], Lucrecio Vitulino y Lucrecio Sabino Póstumo Peregrino fueron los encargados». Le ROUX, P., TRANOY, A., Contribution à l'étude des régions rurales du NO Hispanique au Haut Empire, deux inscriptions de Peñafiel, Actas do III Congresso Nacional de Arqueología, Oporto 1974, pp. 252-253

(6) ELIADE, M., Tratado de Historia de las Religiones. Morfología y dialéctica de lo sagrado, Ediciones Cristiandad, 2009 (1ª ed. 1949), p. 257

(7) PRÓSPER, B., El nombre de la diosa lusitana Nabia y el problema del betacismo en las lenguas indígenas del Occidente Peninsular, : Ilu. Revista de ciencias de las religiones, Nº 2, 1997, p. 147

(8) PRÓSPER, B., El nombre de la diosa lusitana Nabia y el problema del betacismo en las lenguas indígenas del Occidente Peninsular, : Ilu. Revista de ciencias de las religiones, Nº 2, 1997, pp. 147-149

(9) También recoge, además de los hidrónimos anteriormente citados, las poblaciones Navia de Asturias, Lugo y Pontevedra, Navianos en León, Navió en Ponte de Lima, Portugal, PRÓSPER, B., El nombre de la diosa lusitana Nabia y el problema del betacismo en las lenguas indígenas del Occidente Peninsular, : Ilu. Revista de ciencias de las religiones, Nº 2, 1997, pp. 143-14

(10) OLIVARES PEDREÑO, J.C., Tesis doctoral. Divinidades indígenas de la Hispania romana, Universidad de Alicante, 2000, pp.360-362

(11) OLIVARES PEDREÑO, J.C., Tesis doctoral. Divinidades indígenas de la Hispania romana, Universidad de Alicante, 2000, p.363

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...