Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

jueves, 17 de noviembre de 2011

El dragón del Cúa: el santuario termal de La Edrada



Hoy vamos a mi pueblo, origen además de una de mis ramas familiares: la de mi abuela paterna.
La Virgen del santuario de la Quinta Angustia es una de las Siete Hermanas. La leyenda de la fundación de su ermita nos habla de un culebrón o lagarto que fue asesinado por los vecinos y en cuya cueva fue hallada la imagen de la Virgen(1). La tradición es recogida por Mariano Enriquez en sus Notas Históricas del Bierzo:

«Don Manuel Cardeña y Heredia, rico y noble caballero cristiano vecino de Cacabelos, en el año 1854 recoge la tradición del Virgen de la Angustia diciendo "que fue encontrada la imagen al sacar el descomunal lagarto de su madriguera y darle muerte los vecinos de Cacabelos por los daños que causaba en los ganados y demás"»(2).

Se localiza en las afueras de Cacabelos, cuyo nombre viene del latín caccabum, que significa "olla, cazuela"(3), al lado del río Cúa y al Este del Castro Ventosa, un imponente cerro con meseta con murallas de cubos de origen tardorromano, que fue el asiento de un castro prerromano que presenta signos arqueológicos de ocupación desde el Hierro I hasta la Edad Media pasando por las épocas romana y visigoda, manifestándose una sensible menor densidad de hallazgos correspondientes a la época romana altoimperial(4).

Castro Ventosa ha sido relacionado con el Bergida mencionado por Floro en las guerras de Roma contra cántabros y astures(5), en mi opinión, incorrectamente, ya que este lugar es citado como cántabro y participa en una campaña dirigida por Cayo Antistio, mientras que la astur lo fue por Publio Carisio, y todo ello a pesar de las menciones al Monte Medulius y al río Minius o de la aparición de una moneda de caetra en las inmediaciones del castro(6). También ha sido relacionado con Bergidum desde el Padre Flórez(7), identificación sobre la que sembró dudas Gómez Moreno prefiriendo para ello el yacimiento cacabelense de La Edrada, si bien propone que la población prerromana sería el castro al que regresó la población con la inestabilidad de las invasiones de suevos y visigodos(8). En cualquier caso, la raíz etimológica de Bergido, berg- desde el indoeuropeo bheregh-, bherghos-, remite a un lugar elevado(9). Balboa de Paz trata detalladamente esta controversia(10).


Bergidum es mencionado por Ptolomeo como Bergidon Flavion, en el Itinerario de Antonino como Bergidum Flavium y como Bergidon en el Anónimo de Rávena, además de constar como ciudad natal de un tal Cayo Valerio Arabino según una lápida hallada en Tarragona(11). Bergido fue también una de las 11 parroquias de la diócesis de Astorga según el Parroquial Suevo, división eclesiástica pervivencia del Convento Astur que constituiría una unidad regional y administrativa en época visigoda particularmente evidente con la creación del ducado de Asturia(12), y que fue ceca en tiempo de Sisebuto lo cual sabemos por una moneda con el lema "Bergio Pius"(13). Desde época visigoda da nombre a todo un territorio del que era capital, situación que se prolongó hasta la Alta Edad Media(14).

La primera mención de Cacabelos se produce en el año 992, en una donación de Bermudo II a Carracedo(15). Sin embargo, cuando el Arzobispo Gelmirez repuebla la villa en 1108 afirma que se la encuentra destruida: «[El obispo de Santiago de Compostela Gelmírez] construyó el burgo de Cacabelos, que encontró derruido hasta el suelo y, tras hacer allí casas de gran lucimiento, consagró una iglesia»(16). El Castro Ventosa entró en decadencia desde el s. X, aunque intentó ser repoblado en 1186 por Fernando II y su hijo Alfonso, que al fallar por la oposición compostelana, ordenó destruir las murallas del castro, cuyas piedras fueron aprovechadas en el Monasterio de Carracedo(17).

La iglesia parroquial de Cacabelos es la de Santa María de la Plaza localizándose también en el Camino de Santiago que atraviesa la villa la ermita de San Roque y la Fuente de la Salud.

La fiesta de la Virgen de las Angustias se celebra el lunes de Pascua que finaliza con la salida del toro de fuego(18). El 15 de mayo se celebra San Isidro y el 16 agosto, San Roque, además del encendido de hogueras en Año Nuevo y Santa Lucía, la bendición de los panes el día de Las Candelas y de los animales en san Antón o el robo de tiestos en la Noche de San Juan con posterior matinal exhibición en la Plaza del Vendimiador. Se celebran también ferias muy concurridas en la Cruz de Mayo y en San Miguel, en septiembre. Estas tendrían un origen muy remoto pues San Valerio relaciona Bergidum como lugar donde se celebran ferias y donde tienen lugar intercambios comerciales(19).

Si vamos atrás en el tiempo, hacia los siglos XVI-XVII, encontramos referencia a una capilla de la Virgen de la Edrada considerada la matriz de la villa y a las ermitas de Nuestra Señora de la Quinta Angustia, de San Lázaro, de San Mateo y San Roque y de San Esteban(20). Esta antigua iglesia de Santa María de la Edrada, en el solar del yacimiento arqueológico romano altoimperial homónimo, desapareció al construirse el actual cementerio de la villa en 1832(21). La ermita de San Roque fue anteriormente una capilla de la Vera Cruz remodelada en 1590(22) aunque tampoco hay noticias anteriores.


En el año 1500 se celebraban tres ferias: ls de San Marcos, San Miguel y San Bartolomé, el 24 de agosto(23). En 1298 Sancho IV otorgaba a la villa la celebración de la feria de San Marcos(24).

Algunos autores consideran que hay referencias a la antigua ermita de la actual Virgen de las Angustias desde el siglo XII por la distinción entre dos iglesias, la de Sancta Maria circa Pontem y la de Sancta Maria super pontem; o Sancta Maria in viam Francorum y Sancta Maria in viam antiquam; o Sancta Maria sub ponte y Sancta Maria super Pontem(25). Sin embargo, Balboa de Paz las cuestiona al considerar que se refieren a las de Santa María de la Plaza y Santa María de la Edrada, respectivamente, mientras que el emplazamiento de la de las Angustias vendría indicado por Sancta María trans pontem(26). Así, su primera referencia sería del 1307, en un documento del monasterio de Carracedo en el que se hace referencia al hospital de Santiago y a la Magestade en el puente(27). En el siglo XVII se encuentran las primeras referencias a la advocación de las Angustias(28).


La construcción del puente sobre el Cúa probablemente formaba parte importante del plan de repoblación compostelano de Cacabelos pues es en el entorno de comienzos del siglo XIII cuando tenemos sus primeras menciones(29). Hasta entonces el camino de Santiago pasaría por Santa María de la Edrada –recordemos la mención a Santa Maria in viam antiquam– por lo que Gregoria Cavero Domínguez opina que el paso sobre el Cúa se haría posible sobre una balsa o puente de madera(30). La iglesia de Santa María de la Plaza surgiría a partir de la consagración de Gelmírez de 1108.

La etimología de Edrada(31) puede provenir del latín HEDERAM que significa "hiedra". De hecho, constan varias advocaciones de Nuestra Señora de la Yedra(32). También puede proceder del latín ATER, ATRA, ATRUM "negro", sufijado ATRATUS, A, UM "de color negro" o "de color oscuro" relacionado con lugares oscuros, en sombra o con terreno oscuro o, finalmente, continuadores de ITERARE "hacer camino", esto es, de su participio ITERATUM, en relación con un camino y en sintonía con la propuesta de Balboa de Paz que propone una etimología basada en STRATA(33).

Las noticias más antiguas de iglesias se refieren a Castro Ventosa, en el año 994, indicando que está bajo la advocación de Santa María, San Ascisclo y San Juliano(34). Resulta curioso notar que los dos últimos santos están relacionados con un río: el primero fue sometido a martirio en un horno y después arrojado con unas piedras al cuello al río Guadalquivir, en Córdoba, junto con su hermana Victoria(35), una historia que me recuerda mucho a las de la orensana Santa Mariña de Augas Santas y la maragata Santa Marina de Luyego(36). Por otra parte, San Julián el Hospitalario se enfrentó a un río en el que perecían multitud de viajeros que intentaban vadearlo fundando una hospedería y dedicándose a ayudar a cruzar su corriente a quienes lo necesitaban(37).

Comenzaremos ahora la identificación de posibles lugares de culto precristiano así como su interpretación en clave astronómica.

Uno de los más claros es el de la Fuente de la Salud. Su nombre seguramente se debe a las propiedades curativas de sus aguas, cualidad que, en mi opinión, adquiere por la luz del Sol que se pone en el destacado cerro de Miguel Rey en la fiesta de media estación de Beltaine. Para Francisco Javier García Martínez(38) el nombre de este cerro corresponde a un hagiotopónimo derivado de San Miguel. Por cierto, Ángel Llamazares Sanjuán considera que muchas denominaciones de pueblos o lugares que llevan las palabras Rey o Reina no tienen relación con personajes de la realeza, sino con una raíz hidronómica europea reĝh- que daría también origen a los frecuentes "riego" o "rego" que jalonan nuestra toponimia(39). Probablemente esta fuente fuera lugar de culto dedicado a una ninfa o moura.

En cuanto al solar del santuario de la Quinta Angustia, ya vimos que su leyenda fundacional nos habla de un culebrón o lagarto que vivía en una cueva y que fue matado por los vecinos de Cacabelos quienes encontraron la imagen de la Virgen en el interior de la guarida. Sin embargo, esta tradición no dice nada sobre si el lugar en el que se levantó el santuario coincidía con el emplazamiento de aquella cueva. Además el santuario se emplaza en relación con el límite de los términos de Cacabelos, Pieros y Sorribas, continuando así con la antigua función de punto de límite, pero también de contacto e intercambio, entre comunidades humanas, asociado a celebraciones periódicas ocasión de asambleas, celebraciones religiosas y ferias, como la célebre de la Cruz de Mayo.

Sin embargo, no he conseguido encontrar ningún alineamiento astronómico de este lugar con el paisaje circundante, y mucho menos que lo relacione con las fiestas de media estación que dan comienzo y fin al verano. Es confusa también la naturaleza de esta cueva. El terreno en el que se encuentra el santuario no parece muy propicio para la existencia de cuevas, si bien existe una curiosa referencia literaria, y probablemente fantástica, a una cueva de Cacabelos cuyo origen estaba relacionado con la ocultación de cristianos como consecuencia de la invasión musulmana de la Península Ibérica. Se trata de L´Historie de Gil Blas de Santillane, una novela picarésca escrita por Alain-René Lesage en el s. XVIII, que fue denunciado por plagio por el Padre Isla(40) y por Juan Antonio Llorente, como una escisión del entonces inédito Bachiller de Salamanca(41).


No podemos descartar que esta cueva se tratase de un dolmen, pues Ambrosio de Morales dice sobre la iglesia de Santa Cruz de Cangas de Onis: «Dentro de la iglesia está una cueva, a que se entra por una boca como un pozo, y allá hay capilla y altar»(42), siendo esta “cueva” en realidad un dolmen sobre el que se construyó la ermita. Podría ser que la orientación de este fuera con el sol en la fiesta de media estación de Beltaine y Lugnasad, como sucede en el megalito de San Salvador de Quintanilla de Somoza(43).

A estas dificultades en cuanto la interpretación en clave astronómica del solar del Santuario de la 5ª Angustia, hay que añadir que no sólo carecemos de alguna prueba que apoye la antigua existencia de un hipotético lugar de culto sino que además todo apunta a que su ermita fue construida como consecuencia del proyecto de repoblación compostelano de la villa del Cúa, asociada a un hospital a propósito del Camino de Santiago cuyo trazado había sido modificado por la construcción de un puente que sustituía el vado anterior por la zona de la Edrada. La pujanza del Santuario de la 5º Angustia coincide con la decadencia de la iglesia de la Virgen de la Edrada, lo que pone de manifiesto la competencia entre ambos centros cristianos.

La cueva del lagarto de Las Angustias no es la única historia local de dragones, ya que también se cuenta la existencia de un culebrón que devoraba los cadáveres del cementerio de Cacabelos(44). Aquí, además del recuerdo del antiguo emplazamiento de la iglesia de la Virgen de la Edrada se encuentran los restos de una instalación termal, también próxima al río Cúa, con alusiones populares a piscinas, con hallazgo de una elevada frecuencia de jarras grises de pequeño tamaño que podrían relacionarse con las halladas en el Forno da Santa de la Basílica de la Asunción de Santa Mariña de Augas Santas, así como elementos que podrían corresponder a un ajuar médico. Esta instalación evidencia una ocupación desde el siglo I hasta el V y una elevada presencia de cerámica castreña indígena(45). Gómez Moreno ya había documentado en el cementerio «un gran macizo de argamasa, que creyeron sería un horno, y un pozo rectangular, en el que había siete cráneos de toro con un clavo metido en su testuz, todos ellos quizá víctimas de sacrificios»(46). Este rito sacrificial bien podría ser el origen del Toro de Fuego que da término a la fiesta de Pascua.


La función cultual del lugar, sugerida por el pozo con cráneos de toro, se confirma por la aparición en el lugar de sendas inscripciones votivas: una ofrenda a Deae Degant[...] realizada por una mujer llamada Flauia in hono[rem] Argael[orum] y otra que citaba a Tutela[e] Bolgens[i], invocada por un individuo llamado Cladius Capito por su salud y la de los suyos(47). Para Olivares Pedreño «la aparición de la fórmula pro s(alute) sua et s(uorum) en una dedicación e Tutela muestra el amplio abanico de divinidades a la que se realizaban votos por la salud. Sólo conocemos otras dos inscripciones votivas que mencionan a diosas romanas con epítetos autóctonos de esta región. Ambas aparecieron en la parte meridional de la muralla de León y están dedicadas a unas Nymphis fontis Ameui por Cneus Iuliys Terentius Homullis Iunior, legado de la legión VII Gemina»(48).

Para Tovar, Degantia sería una divinidad acuática relacionable con el río italiano Licenza, antiguo Digentia(49). Tutela, por otra parte, sería también una deidad relacionada con las aguas en Hispania en determinados casos, que podría vincularse con ciudades hispanas llamadas Tudela. Tutela fue invocada en lugares con aguas termales como Alhama de Aragón (Aquae Bilbilinanorum), Chaves (Aquae Flaviae), y Lucus Augusti(50).

Todo ello apunta a que el lugar en el que se emplazó la importantísima iglesia de la Edrada, tanto que Balboa de Paz la relaciona con la parroquia de Bergidum citada en el Parroquial Suevo(51), se trataría de un lugar de culto termal, próximo al río Cúa identificado con la serpiente que la memoria popular recordó como un dragón que devoraba los cadáveres del cementerio, y que gozaría de propiedades curativas.

¿Y cómo se adquirían estas propiedades? Tal vez por la luz del sol del amanecer del solsticio de verano que desde aquí nace en la cumbre del Gistredo, si bien con una exactitud bastante pobre, 1,5º. Recordemos que también las saunas castreñas de Coaña y Santa Mariña de Augas Santas estaban orientadas al sol en esta fecha, y como según la tradición local de Santa Mariña, la santa fue sometida a tormento de fuego y agua de la misma manera que lo fue San Ascisclo, una de las advocaciones más antiguas relacionadas con Bergidum(52).

Desde aquí podríamos utilizar un referente en el paisaje circundante, El Castro, cerca de Finolledo, que podría utilizarse como hito para señalar el punto del orto heliaco de las Pléyades en el siglo I d.C. con una declinación de 16,5º(53), como heraldo de la fiesta de media estación que da comienzo al verano(54). Esta posibilidad me parece interesante, pues podría guardar relación con los siete cráneos de toros hallados, así como la importancia de la celebración de Beltaine sugerida por la romería de la Virgen de las Angustias en Pascua(55) o la importante feria de la Cruz de Mayo, si bien hay que admitir que esta interpretación astronómica es bastante endeble. Lamentablemente, desconocemos la disposición de restos de la instalación termal enterrada debajo del cementerio cuya orientación podría revelarse intencionada y relacionada con el soslticio y/o las fiesta de media estación estivales como se ha hecho patente en las anteriormente mencionadas de Coaña y Santa Mariña de Augas Santas.


Hay también cierto indicio que apunta a un posible traslado de lugar de culto desde Castro Ventosa a Cacabelos asociado al cambio del poblamiento pues este alineamiento del amanecer del solsticio de verano sobre el Gistredo también se produce desde Castro Ventosa, esta vez con buena exactitud, lo cual podría explicar la denominación de su puerta oriental: Puerta del Sol, una de los marcos entre Pieros y Valtuille de Abajo, así como el hallazgo, cerca de Castro Ventosa, de dos aras dedicadas a las Ninfas. Una de ellas fue encontrada en Castro Ventosa y está fechada en el segúndo consulado de Cómodo y Martio Vero (179 d. C.)(56), y la otra, dedicada a las Ninfas Camenis, en Iglesia de Campo, cerca del castro(57).


En el entorno de Cacabelos hay topónimos bien sugerentes, como el Alto de los Infiernos, entre Pieros y Cacabelos; Home de Pedra en lo alto de Vizcaíno, marco(58) entre Quilós, Canedo y Villabuena, o uno muy especial: el arroyo de Madre de Augua, probablemente en relación con otros dos topónimos relacionados con el culto al agua: Fonte Airiñas y Santa Mariña, también en Villabuena. En esta última localidad fue Palacio de los Reyes de León y lugar de residencia de los Merinos del Bierzo(59).


Hay también referencia a una corza de oro enterrada según unos en un lugar llamado “Picón” de Pieros, y/o “Corón” de Quilós(60). Yo no he conseguido que nadie me hablara de la “corza de oro” de Pieros, pero sí de la la de Quilós(61) que la tradición localiza en el Castro Picón.


Desde Santa Mariña se produce la salida del sol sobre el Cerro del Castro en las fechas de media estación que dan comienzo y fin al verano y sobre el Vizcaíno en el solsticio de verano, por lo que es posible que fuera el antiguo emplazamiento de un lugar de culto precristiano.


Hay una segunda parte de este artículo aquí.
-------------------------------------------------------------
(1) BALBOA DE PAZ, J.A., Mitos y supersticiones, Biblioteca leonesa de tradiciones, Diario de León, Edilesa, 2009, p. 56; ALONSO, J., Animales imaginarios, enigmáticos y sombólicos, GARCÍA LÓPEZ, E., CANO PINTO, L., GARCÍA RODRÍGUEZ, A., Bierzo Mágico, Diario de León, 1978

(2) ENRIQUEZ, MARIANO, Notas Históricas del Bierzo, Tomo 2, Archivo Municipal de Cacabelos, 1957

(3) «Etimológicamente parece que se halla en relación metafórica con el latín CACCABUM ‘olla, cazuela’ (EM) palabra que, a su vez, proviene del griego (DCECH s.v. cárcavo). Una variante fónica diminutiva, con la fusión de las dos -CC- > -c- la tenemos en El Cacabiellu (Tb), con el equivalente gallego-asturiano Cacabellos (Ni) frente a los de expresión plenamente gallego-portuguesa del tipo Cacabelos». GARCÍA ARIAS, X.LL., Toponimia asturiana. http://mas.lne.es/toponimia/

(4) MAÑANES, T., El Bierzo Prerromano y Romano. León, 1981

(5) «primeramente se luchó contra los cántabros bajo las murallas de Bergida. De aquí huyeron al elevadísimo monte Vindio, allí creían que antes llegarían las aguas del océano que las armas romanas» Floro, Epitoma de Historia Romana, II, 33.49. Orosio, en cambio dice «entonces, al fin, los cántabros, habiendo trabado gran combate bajo las murallas de Attica, y ee aquí derrotados huyeron inmediatamente al Monte Vindio, una fortaleza natural» Orosio, VI, 21.5

(6) MAÑANES, T., La implantación romana en territorio leonés, Lancia, 1, 1983, p. 163; BALBOA DE PAZ, J.A., Castro Ventosa en la Edad Media, Actas de las Jornadas sobre Castro Ventosa / coord. por José Antonio Balboa de Paz, Inés Díaz Alvarez, Vicente Fernández Vázquez, 2003, p. 133

(7) «[Sobre el emplazamiento de Bergidum:] Pero ya que no hay vestigio en el mismo sitio [Villafranca], se encuentra a poca distancia , donde hoy dicen Castro de la Ventosa, que es una eminencia con planicie en la cima, de extension capaz de una Ciudad, que domina todo el Bierzo, y era muy acomodada al genio de los antiguos, sin haver en todo el territorio sitio mas proporcionado para Capital, segun me informan: y de hecho la tradicion del País es, que alli huvo Ciudad, y hasta hoy perseveran en el circuito de la planicie y cima porciones de sus muros [...] Conspirando pues a este sitio la distancia [según el itinerario de Antonino] y las ruinas, con la circunstancia de ser el mas proporcionado para Capital del territorio, dejarémos reducida a él la antigua Bergidum» FLOREZ, E., La España Sagrada, XVI, 1762, pp. 28-30

(8) «¿Será exacta la localización en el Castro de la susodicha Bérgidum? El único dato de comprobación, o sea las mediciones del Itinerario, dan una exactitud sólo relativa, y mientras no aparezcan piedras geográficas, el problema es algo dudoso, porque ha de saberse que, pasado el Cua, un kilómetro a oriente del Castro, existe la villa de cacabelos, en sitio llano, impropio de ciudad antigua, y, sin embargo, allí se descubren vestigios de población muy romanizada, y tales de numerosos y ricos, que le dan ventaja sobre todos los despoblados de aquella región. Así, pues, resulta creíble que ellos realmente pertenece a Bérgidum, y que, si bien el Castro pudo albergar la población primitiva, cuando los astures, celosos de su independencia, necesitaban encastillarse, luego, domeñado el territorio, hubo de trasladarse al sitio de Cacabelos, cuya bondad se acredita por el hecho mismo de sostener hoy día un centro de población algo próspero y crecido. Lo contrario es también posible, o sea un traslado al Castro en tiempom de suevos, cuando renació la inseguridad en el país» GÓMEZ MORENO, M., Catálogo monumental de la Provincia de León. Madrid, I, 1925, p. 57

(9) bheregh-, bherghos-: alto, noble, túmulo, montaña, POKORNY, J., Indogermanisches etymologisches Wörtenbuch, I. Band Francke Verlag, Bern und München, 1959, pp. 140-141; Se ha propuesto también como composición de BERG "montaña" y DUNUM "fortaleza, castro, castrillo en zona de montaña", GARCÍA MERTÍNEZ, F.J., Topónimos dobles en los pueblos de León, Tierras de León: Revista de la Diputación Provincial, Vol. 31, Nº 81-82, 1990-1991 , p. 91, aunque se considera a la raíz –dunum como rara y dudosa en Hispania MORALEJO, J.J., Cambre, Pambre e outros topónimos en -br, Revista galega de filoloxía, Nº. 4, 2003 , p. 99

(10) BALBOA DE PAZ, J.A., Castro Ventosa en la Edad Media, Actas de las Jornadas sobre Castro Ventosa / coord. por José Antonio Balboa de Paz, Inés Díaz Alvarez, Vicente Fernández Vázquez, 2003, pp. 131-152

(11) DÍAZ ÁLVAREZ, I., Bergidum Flavium, encrucijada viaria. Cacabelos (León), Boletín do Museo Provincial de Lugo, Nº. 13, 2006-2008, p. 72

(12) SÁNCHEZ BADIOLA, J.J, Asturia en la transición a la Edad Media, Argutorio: revista de la Asociación Cultural "Monte Irago", Año 14, Nº. 24, 2010 , pp. 39-41

(13) AVELLO ÁLVAREZ, J.L., Los suevos y visigodos en la provincia de León. Análisis e inventario de sus testimonios, Memorias de Historia Antigua, XI-XII, 1990-1991, p. 301

(14) BALBOA DE PAZ, J.A., Castro Ventosa en la Edad Media, Actas de las Jornadas sobre Castro Ventosa / coord. por José Antonio Balboa de Paz, Inés Díaz Alvarez, Vicente Fernández Vázquez, 2003, pp. 131-152; SÁNCHEZ BADIOLA, J.J., El territorio berciano durante la Alta y Plena Edad Media, Tierras de León: Revista de la Diputación Provincial, Nº 109-110, 1999-2000, pp. 137-160

(15) MARTINEZ, M., Cartulario de Santa María de Carracedo, 992-1500, 1997, p. 22, citado en BALBOA DE PAZ, J.A., Castro Ventosa en la Edad Media, Actas de las Jornadas sobre Castro Ventosa / coord. por José Antonio Balboa de Paz, Inés Díaz Alvarez, Vicente Fernández Vázquez, 2003, p. 149

(16) GELMÍREZ, D., Historia Compostelana, edición y traducción de Emma Falque Rey, Madrid, 1994, p. 127

(17) BALBOA DE PAZ, J.A., Castro Ventosa en la Edad Media, Actas de las Jornadas sobre Castro Ventosa / coord. por José Antonio Balboa de Paz, Inés Díaz Alvarez, Vicente Fernández Vázquez, 2003, pp. 148-152

(18) ALONSO PONGA, J.L., DIEGUEZ AYERBE, A. El Bierzo, Etnografía y folklore de las comarcas leonesas, León, 1984, pp. 221

(19) UDAONDO, F.J., Las entidades geográficas en las obras de Valerio del Bierzo, Helmantica, 1997, n° 145-146, p. 218

(20) «Hay en esta villa de Cacabelos, digo, hunto a ella, una capilla de Nuestra Señora que llaman de la Edrada y bien proveida de capillas y dotadas y que fue según dicen la matriz de esta villa y mudándose los moradores quedó algo lexos de la dicha iglesia y por esto se hiço la de nuestra Señora de la Plaza, que es ahora parrochial, y esta quedó por hermita y así no hay en ella pila bautismal ni Sanctisimo sacramento, pero hay muchos entierros de los principales de la dicha villa y parten las ofrendas de los difuntos con la dicha iglesia de Nuestra Señora de la Plaza.
«En esta Santa María de la Hedrada hay una capilla de la Madalena, questá dotada de catorce miedros de vino y por raçon della está obligado el capellán, a cuyo cargo estuviere, de decir cada domingo y fiesta una misa reçada en ella y en esta villa tiene la dignidad arçobispal un juez y vicario de todo su destrito.
«Hay cinco hermitas: Nuestra Señora de la Quinta Angustia, questá de la otra parte de la puente. Sant Bartolomé, en un alto, camino de Astorga. San Laçaro y otra de San Mateo y San Roque y la última de San Estevan questá quarto de legua desta dicha villa y dicen fue parrochial aunque no tiene vestigios […] dello, mas de tener diesmos y de por si que valen más de veinte maravedís y están aplicados a un hospital de Villafranca.
«Hay en esta dicha villa una de San Juan Baptista; tiene tres camas para pobres y ornamento para decir misa» Descripción de Cacabelos según el cardenal Jerónimo del Hoyo en 1607, DEL HOYO, J., Memorias del Arzobispado de Santiago, ed. RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, A., VARELA JÁCOME, B., Porto, 1949, citado en MOUZO RIOBÓ, I, Camino de Santiago a su paso por Cacabelos, calles Cimadevilla, Santa Maria, Angustias, y Avenida de Galicia, Tésis del Máster en Renovación Urbana e Rehabilitación, Universidad de Santiago, 2008, p. 160

(21) Su mención explícita más antigua es un documento de 1193 sobre la venta de una viña, noticia recogida en el Cartulario de Carracedo. BALBOA DE PAZ, Santa María de la Edrada de Cacabelos, Bierzo, 1985, p. 92

(22) «dicho Matheo Chicarro da al dicho Pedro López en que ssea obligado a la azer y edificar todo el edifiço de carpintería que el dicho Mathe Chicarro de pressente quiere azer en la capilla de la Bera Cruz», Contrato entre Mateo Chicarro y Pedro López, carpintero, para edificar la capilla de la Vera Cruz de Cacabelos, que posteriormente se pondría bajo la advocación de San Roque, 27 de enero de 1590 en Cacabelos, FERNÁNDEZ VÁZQUEZ, V., Arquitectura religiosa en El Bierzo (S.XVI-XVIII), Peñalba Impresión, S. L. Ponferrada, 2000, citado en MOUZO RIOBÓ, I, Camino de Santiago a su paso por Cacabelos, calles Cimadevilla, Santa Maria, Angustias, y Avenida de Galicia, Tésis del Máster en Renovación Urbana e Rehabilitación, Universidad de Santiago, 2008, p. 159

(23) BALBOA DE PAZ, J.A., Cacabelos a través de sus ferias, Estudios Bercianos, nº 3, 1985, pp. 34 y ss., citado en MOUZO RIOBÓ, I, Camino de Santiago a su paso por Cacabelos, calles Cimadevilla, Santa Maria, Angustias, y Avenida de Galicia, Tésis del Máster en Renovación Urbana e Rehabilitación, Universidad de Santiago, 2008, p. 43

(24) GONZÁLEZ, F., Historia de la Feria de Cacabelos, Aquitania, nº373, 1979, citado en MOUZO RIOBÓ, I, Camino de Santiago a su paso por Cacabelos, calles Cimadevilla, Santa Maria, Angustias, y Avenida de Galicia, Tésis del Máster en Renovación Urbana e Rehabilitación, Universidad de Santiago, 2008, pp. 157-158

(25) ALONSO ÁLVAREZ, P., El santuario de Nuestra Señora de las Angustias, Ilustrísimo Ayuntamiento de Cacabelos, 2001, p. 14

(26) BALBOA DE PAZ, Santa María de la Edrada de Cacabelos, Bierzo, 1985, p. 91

(27) «e de herdamento que eu teno aforado do espital de Santiago, e camino antiguo que vai por tras desta villa de Cacavellos, e camino Franzés, etc. –sic- Outrosy, dou todo quanto herdamento eu ayo de labrar pan, con todas suas árvores, e olgas, desde los camono Francés e desde la Magestade que está en o ponte de Cacavellos hasta os terminos de Carracedo». Cartulario de S. Salvador de Carracedo (992-1500), Documento 737, tomo II, p. 84

(28) MOUZO RIOBÓ, I, Camino de Santiago a su paso por Cacabelos, calles Cimadevilla, Santa Maria, Angustias, y Avenida de Galicia, Tésis del Máster en Renovación Urbana e Rehabilitación, Universidad de Santiago, 2008, pp. 73-76

(29) Además del Santa María circa pontem mencionado anteriormente, documento en el que “Doña Mayor da su heredad de Cacabelos al monasterio”, Cartulario de S. Salvador de Carracedo, documento 165, citado en MOUZO RIOBÓ, I, Camino de Santiago a su paso por Cacabelos, calles Cimadevilla, Santa Maria, Angustias, y Avenida de Galicia, Tésis del Máster en Renovación Urbana e Rehabilitación, Universidad de Santiago, 2008, p. 157

(30) CAVERO DOMÍNGUEZ, G., Peregrinos e indigentes en el Bierzo medieval: (siglos XI-XVI). Hospitales en el Camino de Santiago, 1987, p. 80, citado en MOUZO RIOBÓ, I, Camino de Santiago a su paso por Cacabelos, calles Cimadevilla, Santa Maria, Angustias, y Avenida de Galicia, Tésis del Máster en Renovación Urbana e Rehabilitación, Universidad de Santiago, 2008, p. 36

(31) GARCÍA ARIAS, X.LL., Toponimia asturiana, ADRÁU, en http://mas.lne.es/toponimia

(32) Virgen de la Yedra de Madrigal del Monte en Burgos, Virgen de la Yedra de Palazuelos de la Sierras en Burgos, Virgen de la Yedra de La Adrada en Ávila o Virgen de la Yedra del lugar de Ledrada en Salamanca

(33) BALBOA DE PAZ, Santa María de la Edrada de Cacabelos, Bierzo, 1985, p. 95

(34) «de villa nostra propia quam habemos en Berizu, loco praedicto, quae vocitant Castro Ventosa, sub aula Sanctae Mariae, et Sancti Asciscli, ipsam villam, et sancti Juliani» BALBOA DE PAZ, J.A., Castro Ventosa en la Edad Media, Actas de las Jornadas sobre Castro Ventosa / coord. por José Antonio Balboa de Paz, Inés Díaz Alvarez, Vicente Fernández Vázquez, 2003, p. 147

(35) DE SAN NICOLÁS, Fr. P., Antigüedades eclesiásticas de España en los quatro primeros siglos de la Iglesia, 1725, p. 346

(36) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, pp. 245-256

(37) BARTOLOME PEREZ, N., El folklore relacionado con la basílica paleocristiana de Marialba de la Ribera (León), Revista Folklore nº 310, 2006, pp. 119-125; CANTERA MONTENEGRO, J., La vidriera de San Julián el Hospitalario en la catedral de Rouen, Thélème: Revista complutense de estudios franceses, Nº 5, 1994, pp. 16-17

(38) GARCÍA MARTÍNEZ, F.J., Hagiotoponimia menor en la provincia de León, Lletres asturianes: Boletín Oficial de l'Academia de la Llingua Asturiana, nº 58, 1996, p. 81

(39) LLAMAZARES SANJUAN, A., Rey, Reina y términos conexos en la toponimia leonesa, Lletres asturianes: Boletín Oficial de l'Academia de la Llingua Asturiana, Nº 49, 1993 , pp. 115-129


(40) ISLA, J.F., Aventuras de Gil Blas de Santillana, robadas a España y adoptadas en Francia por monsieur Le Sage, restituidas a su patria y a su lengua nativa por un español celoso, que no sufre se burlen de su nación, Madrid, Manuel González, 1787- 1788

(41) LLORENTE, J.A., Observaciones críticas sobre el romance de Gil Blas de Santillana, Impr. de d. T. Alban y compañía, 1822

(42) MORALES, A., Viage de Ambrosio de Morales por orden del rey D. Phelipe II. A los reynos de León, y Galicia, y Principado de Asturias, Madrid, 1765., Ed. facsímil, Madrid, 1985, p. 69

(43) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, p. 223

(44) BALBOA DE PAZ, J.A., Mitos y supersticiones, Biblioteca leonesa de tradiciones, Diario de León, Edilesa, 2009, p. 61

(45) RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, P., MARTÍNEZ MURCIEGO, N., ÁLVAREZ ORDÁS, J.C., LOMBA MARTÍNEZ, P., Campaña de excavaciones arqueológicas en "La Edrada" 2002, Actas de las Jornadas sobre Castro Ventosa / coord. por José Antonio Balboa de Paz, Inés Díaz Alvarez, Vicente Fernández Vázquez, 2003, pp. 63-82; FARIÑA BUSTO, FRANCISCO, Santa Mariña de Augas Santas. Fundación Caixa Galicia, 2002, p. 56

(46) GÓMEZ MORENO, M., Catálogo monumental de la Provincia de León. Madrid, I, 1925, p. 58

(47) GÓMEZ MORENO, M., Catálogo monumental de la Provincia de León. Madrid, I, 1925, pp. 58-59

(48) OLIVARES PEDREÑO, J.C., Los dioses de la Hispania céltica, Universidad de Alicante, 2002, p. 108

(49) TOVAR, A., Las invasiones indoeuropeas, problema estratigráfico, Zephyrus, 8, 1957, p. 79

(50) BLAZQUEZ MARTÍNEZ, J.M., GARCÍA-GELABERT PÉREZ, M.P., Recientes aportaciones al culto de las aguas en la Hispania romana, Espacio, tiempo y forma. Serie II, Historia antigua, Nº 5, 1992 (Ejemplar dedicado a: Termalismo Antiguo) , pp. 33-34, 40

(51) BALBOA DE PAZ, Santa María de la Edrada de Cacabelos, Bierzo, 1985, p. 92

(52) GONZÁLEZ GONZÁLEZ, M.A., Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y la Muerte. Un enfoque etnoarqueoastronómico para el estudio de los santuarios antiguos del corazón de la Asturia, Editorial Lobo Sapiens, 2011, pp. 257-251

(53) Cartes du Ciel, v 3.4.1. 2011

(54) NORMAN LOCKYER, J., Stonehenge and Other British Stone Monuments Astronomically Considered, MacMillan and Co., 1906, p. 117

(55) «Desde el punto de vista religioso, el 1 de mayo ha desaparecido como fiesta en el ámbito cristiano. Pero se encuentra en la fiesta de la Pascua, festividad también de renovación, puesto que se celebra la resurrección de Cristo […] La Pascua cristiana fue situada en el momento de la primera luna llena de primavera porque hay una equivalencia simbólica entre la divinidad (Dios padre y Dios Hijo) y la Luna [..] Estas observaciones no tienen como objetivo demostrar que la fiesta de pascua cristiana sea de origen céltico. Sucede simplemente que la fiesta pascual, de tradición indudablemnte judía, pero no grecorromana, se encontró perfectamente en su lugar en el calendario céltico» MARKALE, J., El cristianismo celta. Orígenes y huellas de una espiritualidad perdida. José J. de Olañeta, Editor, 2001, pp. 202-207

(56) Lápida votiva en una losa de pizarra negra erigida a las Ninfas que se descubrió en el Castro Ventosa
IMP • CoMMOD
OII • ET • MARTIO • VERO • IICOS
O • SALVTE SVA • ET SVORRV
I : • P PR
FERNÁNDEZ ALLER, Mª C., Epigrafía y Numismática Romanas en el Museo Arqueológico de León, Colegio Universitario de León, 1978, p. 33

(57) Ara encontrada en la Iglesia del Campo (cerca de Castro Ventosa), GARCÍA GONZÁLEZ, M. J., Creencias y cultos en El Bierzo prerromano y romano, Estudios bercianos, Nº. 2, 1984, p. 52; La leyenda es:
NY(mphys)
AVG(ustis)
CAMENIS
GRANIVS
SABINVS
LEG(atus). AVG(usti)
SANZ VILLA, J. R., Los dioses astures, Breviarios de la Calle del Pez, Instituto Leonés de Cultura, Diputación Provincial de León, 1996, pp. 134-135

(58) Mojón

(59) «Mas abajo, y al mismo tiempo margen occidental del Cua, esta Villabuena, Palacio de los Reyes de Leon y Galicia, y lugar de residencia de los Merinos del Bierzo, despues de hacerse Carracedo Monasterio. El Rey D. Bermudo II, residia aqui, quando acabó de vivir, y alli fue sepultado, como expresa el Obispo D. pelayo: In Berizo vitam finivit, in Villabona sepultus fuit. El nombre del lugar anda algo desfigurado en Algunos Autores; epero el legitimo es el manifestado. El Rey D. Alfonso IX. de Leon se le dio à su primera muger Santa Teresa, que fundó alli un Monasterio Cisterciense, y ella misma tomó el habito, como expresa el papa Gregorio IX. en Breve con que confirmó la fundacion». FLOREZ, H., España Sagrada. Teatro Geográfico-Histórico de la Iglesia de España, Tomo XVI, 1762, pp. 49-50

(60) «una corza de oro en Pieros» ANDINA YANES, J., De lugares mágicos y legendarios, en GARCÍA LÓPEZ, E., CANO PINTO, L., GARCÍA RODRÍGUEZ, A., Bierzo mágico, Diario de León, 1978; «en Pieros una corza de oro lo mismo que en el Corón de Quilós» BALBOA DE PAZ, J. A., Mitología berciana, GARCÍA LÓPEZ, E., CANO PINTO, L., GARCÍA RODRÍGUEZ, A., Bierzo mágico, Diario de León, 1978; «de una “corza de oro” enterrada en el Picón de Pieros» ALONSO, J., Animales imaginarios, enigmáticos y simbólicos, GARCÍA LÓPEZ, E., CANO PINTO, L., GARCÍA RODRÍGUEZ, A., Bierzo mágico, Diario de León, 1978; «En Pieros, en el pago conocido como "el picón", hay una corza de oro macizo enterrada» ALONSO PONGA, J.L., MAÑANES PEREZ, T., Leyendas de moros y tesoros en El Bierzo. Revista Folklore nº 8, 1981, pp. 9-13

(61) Informante Pajerto Díaz, de Quilós

--------------------------------------------
FIGURAS


(1) Cúa por Cacabelos, Miguel Ángel González, 2010

(2) Castro Ventosa, Miguel Ángel González, 2011

(3) Murallas de Castro Ventosa, Miguel Ángel González, 2011

(4) Santa María de la Plaza desde la calle Cimadevilla, Miguel Ángel González, 2011

(5) Santuario de las Angustias en la feria de la Cruz de Mayo, Miguel Ángel González, 2011

(6) Ermita de San Roque, Miguel Ángel González, 2011

(7) Virgen de la Edrada en la portada de la Iglesia de Santa María de la Plaza, Miguel Ángel González, 2010

(8) Fuente de la Salud de Cacabelos en la puesta del sol en Beltaine sobre el Cerro de Miguel Rey, Miguel Ángel González, 2011

(9) La "cueva" de la ermita de Santa Cruz en Cangas de Onis, Miguel Ángel González, 2008

(10) Yacimiento de La Edrada de Cacabelos, Miguel Ángel González, 2011

(11) Amanecer en el solsticio de verano desde La Edrada sobre Gistredo, Miguel Ángel González, 2011

(12) Sierra de Gistredo desde Cacabelos (Gistredo es el monte que se ve más elevado), Miguel Ángel González, 2011

(13) Mañana de San Juan en la Plaza del Vendimiador de Cacabelos, Miguel Ángel González, 2011

(14) Santa Mariña de Villabuena, Miguel Ángel González, 2011

(15) Vista desde Santa Mariña. En el centro el Cerro del Castro flanqueado a la izquierda por el Vizcaíno. Al fondo la Sierra de Gistredo, Miguel Ángel González, 2011

12 comentarios:

  1. Me ha parecido muy interesante la propuesta. Pero si me permites comentaría un par de cosas:

    Siguiendo a Mañanes y Ponga creo que el origen de la Iglesia de las Angustias es meramente romano, y efectivamente debida a los Manes, dioses de los caminos ya que más que por la Edrada y por balsas la Vía romana habría de pasar por el lugar actual del puente o muy cerca, según parece se ve el arranque de un arco aguas abajo del puente moderno, pudiera ser el puente romano original. Desde las Angustias subiría una vía al castro, seguiría otra a Lugo y otra hacia Bracara, siendo por tanto un importante cruce que contaría con su santuario. No creo que hubiese por tanto indicios prerromanos a buscar aquí.

    Una última cosa, sigo sin entender del todo -aunque por supuesto la respeto- la pretensión en la denominación profesional de castros "astures", ya que no se en que se diferencian del resto de los de la Cultura Castreña del NO más que por leves matices comunes a todos los distintos de los marítimos clásicos.

    Además, sin querer polemizar y pidiendo disculpas de antemano, como ya creo que discutimos, de hecho pongo en duda la existencia de un pueblo astur diferenciado prerromano, a la luz de la arqueología, siendo esta una denominación del punto de vista romano y probablemente accidental y posteriormente administrativa, relacionada originalmente con el rio Astura (que se parece a un nombre de uno italiano, por cierto) y sus muy inmediatos pobladores.

    Luego entraríamos en a qué llamaban los romanos Cantabria (una denominación originalmente amplísima, probablemente toda la cornisa hasta Galicia incluso, area montañosa y bárbara diferenciada en todos los sentidos de la Celtiberia interior) y a que hemos pasado a denominarla nosotros.

    En fin no me lio y enrollo más. Un saludo y me resulta muy interesante y entusiasta tu propuesta de arqueoastronomía -de hecho me encanta esta disciplina aplicada a Egipto y otras culturas antiguas-, trataré de hacerme con tu libro. Me interesa el que supongo sería el tema más obvio y atractivo de la Guiana -campo de las Danzas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bergidense. Es Balboa de Paz quien explica la etimología de Edrada proponiendo que la calzada romana pasaría por ahí. Yo, la verdad, no tengo una idea muy clara. Sí que parece bastante cierto que la iglesia de la Edrada se consideraba la más antigua y matriz de la villa según Jerónimo del Hoyo.
      Sobre el tema de los astures, ya hemos discutido sobre ello y no nos vamos a poner de acuerdo. Profundicé sobre esta cuestión el capítulo 26.1 de mi libro, que si te interesa puedes adquirir el la Librería García, de Cacabelos.
      Sobre la Guiana, ya escribí algo en este blog, aunque no conseguí encontrar nada particular en el Campo de las Danzas. Ahí algo más sobre la Guiana, que me gustaría publicar en breve, aunque después del verano. También estoy estudiando el significado de las tradiciones de sierpes, dragones y culebrones, y de manera muy especial la de la Rupiana. Espero poder tratar sobre ello aquí después del verano, una vez que lo haya estudiado con más detalle.

      Eliminar
    2. Espero ver los resultados que encuentres sobre la Guiana, ya leí el artículo en que señalas que fue complicado encontrar más datos y de hecho alineamientos astronómicos más concretos. A ver si me hago con el libro.
      Bueno sobre la Rupiana, conocerás la escueta interpretación y descripción de López Costero, tengo por mi blog una entrada donde la capié.

      Eliminar
    3. No, no conocía el artículo. Mi intención es profundizar en el significado de ese mito bastante más, pero todavía tengo que atar cabos. En todo caso te puedo adelantar que la serpiente o draqón es el dios del invierno y es una corriente de agua. Su muerte por parte del dios del verano es un mito universal que trata sobre la renovación periódica en el ciclo de las estaciones. Echa un vistazo, si te interesa, a esta serie de artículos: http://asturiense.blogspot.com.es/2012/01/quien-es-el-dios-teleno.html

      Eliminar
    4. Súmamente interesante este estudio mitológico. Hacen falta estudios así en nuestra zona, por no hablar del arqueoastronómico. Vaya ojeando tu blog he visto lo de el menhir descatalogado -siempre dicen que la provincia a pesar de estar en zona de megalitismo no tenía megalitos, menos ese de la Uña cerca de Cantabria o por ahí- y el círculo del Teleno, increíble lo que nos queda todavía por descubrir en prehistoria de la zona.

      Cuantos más megalitos desconocidos puede haber por ahí. Y tiene que haber mucho yo buscaría incluso en los castros, por que no tienen acaso en la Edad del Bronce inglesa, enormes complejos megalíticos en los propios castros, cerramientos con significados astrónomicos o rituales, en lo que luego serían los hillfort de la Edad del Hierro.

      Eliminar
  2. Vaya, se me olvidaban otras dos pequeñas cuestiones más concretas.

    Hay una mención anterior a la que citas de Cacabelos, la primera es en 981 en un documento del Monasterio de Sahagún en que aparece más cercano a su origen latino: como "cacabos". Asi mismo, creo que más que en 992, el documento fundacional de Carracedo en que aparece como "cacavolos" es de 990, aunque quizá se equivoca mi fuente (Mañanes).

    Respecto a indicios de divinidades acuáticas. Sobre la Tutela Bolgensis, no veo tan claro el asimilarla a una ninfa o culto acuático, más bien resaltaría su condicionante del habitual sentido protectivo - maternal de un clan o entidad familiar, los bolgenses, un nombre muy céltico ya que nos recuerda al caudillo galo Bolgios que arrasó Delfos, es más hay quien por su origen lingüísitico similar (plenamente céltico) propone su asociación en pareja divina con el guerrero (probablemente) deo Bodo, bueno descabellado ciertamente.

    La Dea Deganta no conozco hasta que punto puede llevar esa similitud de Tovar con un rio italiano, aunque en infijo -nt- revela lingüísticamente cosas interesantes (ligures precélticos) y acostumbra este sufijo a aparecer en hidrónimos ciertamente...
    Aunque aparentan ambas más probable su mero significado protector, si bien al ser inscripciones relativamente tardías tal vez se haya olvidado su verdadero significado anterior -al añadir dea y tutela como resaltando su condición divina ya desconocida- y cupiera la interpretación que propones.

    Verdaderamente acuáticas, creo que sólo había por la zona aquella de Craro.

    Nada más, espero no importunar con estos comentarios. He disfrutado mucho con la lectura de este y otros artículos tuyos.

    Saludos y enhorabuena por estos estudios.

    ResponderEliminar
  3. No me importunas en absoluto. Todo lo contrario. Agradezco mucho tus comentarios. Lo cierto es que las competencias y atributos de los dioses prerromanos no están muy claras y están sujetas a diferentes interpretaciones. Una de las cosas más confusas es su aparente excesiva diversidad. Sin embargo pueden ser también nombres diferentes de un panteón mucho más reducido y homogéneo. Con independencia de las distintas opiniones sobre el carácter de estas divinidades, a mi me parece claro que en el entorno del cementerio se realizaban cultos relacionados con el agua y con la reclamación de la salud. La evidencia de cultos a la serpiente, la proximidad del Cúa y la constancia de restos termales abunda sobre ello. Otra cuestión diferente es si son lugares de culto prerromanos o romanos. En mi opinión, lo segundo, aunque hay una componente indígena importante.
    Sobre el santuario de las Angustias, ¿crees que se puede defender un origen precristiano (no necesariamente prerromano)? La leyenda de su fundación lo sugiere pero no encuentro ningún otro elemento que lo apoye.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo opino que las Angustias tiene que ser necesariamente romano y diría de forma exclusiva por ese motivo de la edificación de nuevas vías romanas. El puente romano lo sitúa Mañanes a pocos metros aguas abajo del actual, en la orilla izquierda junto a un transformador observa el arranque de un arco con lajas de pizarra. Luego el cruce de caminos entre la Via que iba a Brácara entrando desde Sorribas y la per loca maritima que iba a Lugo viniendo por todo el corredor del Valcarce desde Pieros abajo se juntarían en el entorno de la Iglesia y se harían una sola vía aunque en la teoría fueran dos para cruzar el rio y continuar probablemente en una sola hasta Astorga. Tan importante cruce debiera de contar necesariamente con algún establecimiento romano, a los dioses de las encrucijadas, los manes o/y como queramos llamarlos, o incluso una posada romana o algún establecimiento. Bueno son todo elucubraciones pero bastante posibles.

      Aunque bueno la propuesta de Balboa de un distinto cruce del rio más arriba cerca de la Edrada pues complica todo, pero no me cuadra, por más que haya evidencias de ser la Iglesia más antigua y originaria.

      Lo prerromano en las Angustias, lo desecharía por que no existiría ese ordenamiento viario, ni creo que otro similar. Quizás si haya que buscar algo en la Edrada como indicas, aunque su clave de emplazamiento exnovo romano también lo complica. No sé, la verdad, harían falta excavaciones que nunca se producirán.
      Las leyendas siempre creo que hay que tomarlas muy con pinzas, y más si tratamos de buscarle un origen tan súmamente remoto. Pueden ser meras invenciones modernas o medievales.

      Yo en todo esto me guío por mi maestro Mañanes, aunque se haya quedado quizá algo desfasado, sigue siendo el que mejor estudió Castro Ventosa y su entorno. De hecho la única excavación del recinto fue suya. Por cierto hace unos años publicó esa memoria de excavación y reflexiones: Separata del libro León y su Historia, Miscelánea Histórica VIII: El Bierzo y Castro Ventosa (Cacabelos-León) Historia y Arqueología. Centro de Estudios e investigación San Isidoro, León 2003.

      Un saludo y enhorabuena por tus trabajos arqueoastronómicos, ojalá puedas aportar más luz en esta nueva disciplina.

      Eliminar
    2. Parece claro que en algún momento la población de Castro Ventosa se trasladó al llano. Parece que suele aceptarse que el lugar del establecimiento sería en la Edrada identificándolo con Bergidum Flavium. Si es así, debería quedar cerca de la calzada y cerca de allí debería haber un paso para cruzar el Cúa. Este otro puente que mencionas queda algo lejos.

      Eliminar
    3. Ciertamente visto así suena bien la teoría de Balboa de Paz. Se me antoja que quizá verdaderamente las dos vías estuviesen separadas no sólo en la teoría si no en la práctica y no se uniesen para cruzar el rio eso daría dos pasos, es rizar el rizo mucho desde luego. De hecho no se si se llegaba a proponer que una vía cruzaría por Foncebadón y otra por el Manzanal hacia Astorga, continuando separadas la via Lucus-Astorga y Bracara-Astorga en todo su trayecto.

      Pero no sé el conjunto de cruce de caminos, remembranza en el santuario con probable origen de dioses de las encrucijadas y restos de puentes se me ocurre más cercana.

      Eliminar
  4. "Los antiguos hallazgos de epígrafes votivos, así como de un pozo rectangular con cráneos de toro sacrificados a que hace referencia Gómez Moreno y el hallazgo reciente del dedo de una estatua podrían suponer la presencia en "La Edrada" de un santuario o área sacra, con pervivencias en la necrópolis tardo-antigua o medieval en la ermita y el cementerio actual". BOE nº 178 de 25 de julio de 1992, 17702

    Parece que no soy el único que opina que debajo del cementerio de Cacabelos hubo un santuario (termal).

    ResponderEliminar
  5. Un paralelo al pozo ritual de la Edrada:

    "En cuanto al ganado vacuno no tenemos la certeza de que fuera abundante a pesar de los diversos restos de astas de toros encontradas en un pozo hecho de pared en el castro de Las Murielas (Almázcara-Congosto) y en la Edrada (cementerio de Cacabelos) en un pozo rectángular en el que aparecieron siete cráneos de toro con un clavo metido en su testuz, todos ellos quizás víctimas de sacrificios". MAÑANES, T., El Bierzo prerromano y romano, Centro de Estudios e Investigación "San Isidoro" (C.S.I.C.), 1981, p. 351

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...