Presentación

¡Bienvenido!

En este blog iré presentando distintos temas, tanto históricos como más actuales, relacionados con este olvidado rincón del Noroeste.

Ahora mismo, el objeto principal de mi interés es el estudio de los antiguos lugares sagrados y sus pervivencias en nuestro patrimonio cultural y arqueológico. Este blog es la continuación del estudio etnoarqueoastronómico con marco geográfico en el valle alto de los ríos Duerna y Turienzo en la comarca leonesa de Maragatería cuyos resultados publiqué en el libro Teleno, Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte. En este libro se sientan las bases sobre el origen y pervivencias de un calendario prehistórico basado en equinoccios, solsticios y fiestas de media estación, los fundamentos de la práctica astronómica antigua y el uso de los lugares de culto prehistóricos como calendario en el paisaje.

A la derecha puedes encontrar varias páginas con un índice temático que relaciona las distintas entradas publicadas clasificadas por temas, un índice geográfico que visualiza en un mapa los lugares estudiados, una página con enlaces a aplicaciones o utilidades de interés y una biblioteca con libros y artículos digitalizados sobre temas tales como Arqueología, Astronomía, Arqueoastronomía, Historia de las Religiones, Tradición Popular, Historia, etc.

Si deseas corregir, matizar, opinar o pedir más información sobre lo aquí apuntado, te animo a participar.

domingo, 7 de agosto de 2011

Teleno. Señor del Laberinto, del Rayo y de la Muerte




Peñafaciel, 2 de febrero de 2009, 8:35 a.m.: La Albarda es una enorme roca con forma de caparazón de tortuga y un par de marcas en forma de hendidura en su parte superior. La leyenda local dice que es la albarda que perdió el caballo del Apóstol Santiago después de dar un enorme salto desde el paraje próximo de El Vasico.

A esta hora el Sol nace como un pequeño disco rojizo y luminoso en un punto del horizonte que se corresponde con la proyección de la recta definida por las marcas de La Albarda. Progresivamente va ascendiendo y haciéndose más grande, inflamando el cielo, e iluminando el interior de la roca hueca que ha permanecido a oscuras el resto del año.

Es un momento muy emocionante, como arrancar al tiempo un secreto, un rito olvidado hace ya más de dos mil años; es como estar en sintonía con aquellos que lo construyeron. En verdad, afirmar que estas dos marcas están precisamente alineadas con la salida del Sol en esta fecha es infinitamente más pobre que experimentarlo. 

Hoy mismo, Filiel celebra Las Candelas, la celebración de la Purificación de la Virgen una vez transcurrido el periodo de cuarenta días posterior a haber dado a luz a Jesús el día del solsticio de invierno. Es también una fecha con un origen festivo muy antiguo, una de los hitos de un calendario solar de origen prehistórico que señala el comienzo del verano y el fin del invierno junto con otras fechas como primeros de mayo o el solsticio estival. Esta transición estacional está presente en multitud de mitos como el rescate de Perséfone del Hades por parte de Hermes, la muerte del Minotauro prisionero en el laberinto por parte de Teseo, el final del tributo de las 100 doncellas, la derrota de Balor por una pedrada de Lug, la muerte y resurrección de Cristo, el despertar de la Bella Durmiente con un beso del príncipe sumida en un centenario sueño después de pincharse el dedo con un huso...

Un año antes, el 3 de febrero de 2008, fiesta de San Blas, Juan Carlos Campos publicaba en su blog  el hallazgo de unos petroglifos en la pedanía de Filiel, ayuntamiento de Lucillo, León, muy cerca de Peñafaciel. Fue intensamente analizado y discutido en un conocido portal web dedicado a la Protohistoria hispana, Celtiberia.net, y objeto también de noticias en prensa e incluso de un artículo que ya intuía su papel como santuario prehistórico . El contrapunto de este gran interés popular por estos grabados rupestres, vestigios del pasado astur de los leoneses, ha sido la lentitud de las instituciones político-administrativas y académicas para su estudio, protección y puesta en valor. En los meses siguientes se produjeron nuevos hallazgos, debidos especialmente al empeño de Campos y al interés de los vecinos de los pueblos maragatos en dar a conocer aquellas piedras con marcas curiosas que formaban parte de sus recuerdos. El proceso de redescubrimiento sigue abierto.

Sin embargo, el significado y función de los petroglifos, aún más enigmáticos por la poderosa proximidad del Teleno, el monte sagrado de los astures, se antojan indescifrables. ¿Por qué y cuándo fueron grabadas estas piedras y no lo fueron otras? ¿Entretenimiento ancestral de pastores? ¿Lugares sagrados de antiguo y desconocido culto? 

Desde siempre para el hombre ha habido lugares con una especial consideración, lugares sagrados que permitían la comunicación con los dioses, es decir, con aquellos espíritus de la naturaleza que escapaban a su control y que decidían de forma caprichosa su supervivencia. Estos lugares, integrados en su sistema de creencias, les permitían predecir el comportamiento cíclico de la naturaleza e interactuar con ella, gobernándola con procedimientos mágicos. 

Hasta no hace mucho la vida en nuestros pueblos estaba marcada por el calendario que establecía cuándo debía realizarse tal o cual operación agrícola o ganadera. Es lógico pensar que esta necesidad también existía algunos miles de años antes. La producción agrícola y ganadera sigue unos ciclos que se relacionan con los de la Luna y el Sol, y el calendario es el medio del que se ha servido la Humanidad para medir el transcurso del tiempo y para señalar los momentos más significativos de su curso. Sin embargo, ¿cómo sabía el hombre antiguo en qué momento del ciclo anual solar se encontraba? El método más obvio y sencillo es determinar las posiciones de nacimiento y puesta de Sol en el horizonte y su desplazamiento a lo largo del año entre sus posiciones extremas en los solsticios. En esta tarea habrá puntos destacados en el horizonte tales como montañas o cerros que pueden utilizarse como referencias para este fin y habrá unos lugares más adecuados que otros para realizar las observaciones. No quedaría ahí limitada la función de estas áreas santas ya que serían además escenario de otras actividades de tipo político y social como asambleas o fiestas, que además contarían con algún tipo de significado religioso pues estamos en un estadio de la Humanidad en la que lo cotidiano está imbricado en lo divino. Son, en definitiva, lugares sagrados multifuncionales, y una de estas funciones sería constituir un calendario en el paisaje definido por los solsticios, equinoccios y fechas de media estación.

De eso trata este libro, de rescatar del tiempo, de desentrañar la razón de ser de aquellos lugares especiales señalados por restos de materiales arqueológicos de carácter cultual, escenarios actuales de costumbres religiosas o habitados por seres míticos de origen remoto, en el marco geográfico de los valles altos del Duerna y Turienzo, y a la luz de datos relativos a diversas disciplinas como la Historia de las Religiones, Arqueología, Etnografía y Astronomía. De paso, a partir de los restos materiales, mitológicos y tradicionales que han llegado a nuestros días, profundizaremos en la religiosidad y cosmovisión de sus antiguos habitantes que los romanos reconocerían siglos después como los astures y que constituyen el sustrato histórico y cultural de los actuales leoneses. 

Comenzaremos aplicando un modelo etnoarqueológico de identificación y localización de espacios sagrados antiguos, para a continuación rastrear los elementos mitológicos, festivos y rituales que componían el calendario antiguo a partir de las noticias de los autores clásicos y tradiciones contemporáneas. Finalmente, detallaremos los modelos matemáticos que vamos a utilizar para calcular la dirección de nacimiento y puesta del Sol u otros cuerpos celestes en distintas fechas como solsticios, equinoccios y fiestas de media estación; veremos el carácter sagrado del espacio y del tiempo para el hombre antiguo; estudiaremos algunos ejemplos de monumentos prehistóricos cuyo objeto era señalar determinadas fechas y buscaremos otros similares en nuestra zona de estudio. Finalmente plantearemos y validaremos un modelo de implantación y articulación de estos lugares en el territorio.

2 comentarios:

  1. Buena afición la tuya, amigo mio. La de ir persiguiendo enigmas...

    ResponderEliminar
  2. Sí, como tú. Ya sabes lo que pasa cuando te entra la fiebre de la piedra...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...